AFRODITA Y SUS AVATARES. Por Virginia Seguí


milo.jpgfreyablomer.jpgavatarisis.jpgsin-titulo-1.jpgishtar-copia.jpg

 

Afrodita y sus avatares

Es evidente que la raza humana a medida que ha ido progresando en las diferentes civilizaciones ha ido creando serie de mitologías o religiones que le permitiera explicarse el mundo, su existencia dentro de él y su destino después de la muerte. Cuando el hombre tuvo sus necesidades físicas cubiertas pudo plantearse cuestiones del espíritu y ha medida que fue adquiriendo un mayor grado de civilización la explicación fue volviéndose más compleja. Cuando el sistema social permitió que algunos de sus miembros pudieran sustraerse de las funciones básicas y que sin abandonar del todo sus tareas agrarias o cinegéticas, fundamentales para la subsistencia del grupo, dedicaran parte de su tiempo a otras tareas más relacionadas con el espíritu, estos fueron organizando un sistema de creencias que poco a poco fue adaptándose a cada cultura creando una explicación apropiada a sus necesidades y a medida que estos diferentes grupos fueron relacionándose unos y otros fueron, cada uno de ellos, tomando de forma sincrética creencias del otro utilizándolas en su beneficio.

La mitología griega proviene por tanto del conjunto de creencias de los pueblos que habitaban la zona en la que se desarrolló, pero también de aquellos otros que, con el tiempo, fueron invadiendo y/o dominando la región. Por ello  podemos buscar explicación a algunos de sus mitos en las propias costumbres y tradiciones de otros pueblos, ya hemos visto como en el caso del nacimiento de la diosa Afrodita la castración de Urano está relacionada con tradiciones de grupos humanos africanos y lo mismo sucede con su origen y características.

La diosa Afrodita es una aclimatación de otras diosas a la cultura griega, diosas probablemente de origen oriental y presenta rasgos comunes con la babilónica Ishtar, la semita Astarté o la egipcia Isis a su vez ella misma será trasladada a culturas posteriores como sucede en el caso de la germánica Freya.

Ishtar es la Afrodita o Venus de los sumerios y tendría su residencia en Ereck. Con posterioridad los babilonios la imaginaron como concubina del padre de los dioses: Anú; para ello tuvo que sustituir a su legítima esposa: Antú. Se encuentra representada ya, generalmente desnuda y con las manos sobre el vientre, en primitivas tabletas de arcilla y su imagen es casi universal fiel principio femenino en todos los pueblos que en Asia llegó a convertirse en obsesión. Al igual que la diosa griega tenía un amante llamado Timuz, el equivalente al Adonis griego y que como él, fue muerto por un jabalí; debiendo bajar la diosa, cada primavera al reino de las sombras para devolverlo a la vida y hacer renacer la vegetación; las mujeres judías todavía practicaban el rito de llorar por Timuz en la puerta del templo (Ezquiel, 8, 14).

La semita Astarté diosa del amor y de la fecundidad y a la vez de la guerra es también un avatar de Afrodita, su simbología ambivalente, amor-guerra, es frecuente en estadios antiguos de la evolución religiosa y sugiere el paralelismo griego entre Eros y Thanatos. Astarté, también conocida como Athart forma triada con Aserá y Anat, aunque puede aparecer independientemente. La cabeza de Buey y el bastón crucífero son dos de sus atributos más frecuentes; sus animales son la paloma y la serpiente de procedencia mítico-religiosa diferente pero asociados a objetos de culto; asociación que veremos después en el mundo cretense. Puede aparecer coronada de frutas en alusión a la fecundidad de la tierra.

Le egipcia Isis también sufre los efectos del sincretismo y adquiere características de otras diosas entre ellas: Astarte, Baset, Hator, Renunet, Nut, Selene, Demeter, Tyke, Cibeles. En época helenística se la asoció con Serapis. Su culto fue muy popular y ganó muchos adeptos en Roma. Es la  esposa y a la vez hermana de Osiris, dios de los muertos, que víctima de la traición de su hermano Seth murió y fue despedazado. Isis reconstruirá su cuerpo devolviéndole a la vida. Con frecuencia se la representa como una madre amantando a su hijo: Horus; otras veces su imagen lleva una corona con una base de doce serpientes en circulo o un ureus (cobra en posición atacante) simple o doble y el disco solar entre dos cuernos de vaca aludiendo a la maternidad.

Los Eddas germánicos de Snorri contienen la esencia de la mitología nórdica y en ellos nos relata que Nyördr, dios de la fertilidad, se unió a su hermana y tuvo dos hijos, al varón lo llamo Frey y a la hembra Freya. En el combate ella se apropia de la mitad de los muertos y Odín de la otra mitad, adquiriendo así facultades de psicopompo como conductora de almas. Fólkvangr o la Llanura de la Gente era el nombre de la morada celestial de Freya, allí vive en un palacio aireado llamado Sessrúmnir (el rico en asientos), viaja en un carro tirado por bellos gatos; favorece a los humanos, se debe recurrir a ella en los asuntos del amor. Se casó con Ódr y tuvo una hija llama Hnoss. Ódr solía ausentarse y Freya llobraba su ausencia con lágrimas de oro rojo. Se la conoce por varios apelativos: Mardöll, Hörn, Genf y Syr, el collar de Brísing y Vanadis entre otros.

 

Anuncios

Un pensamiento en “AFRODITA Y SUS AVATARES. Por Virginia Seguí

seguicollar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s