GLORIA MELGAR (1859-1938). X. Por Virginia Seguí Collar


leccionveemeer.jpgeducacion.jpgjovenleyendogirodet.jpglabores-2.jpgcartilla-pies-y-cabezas.jpg

La educación en España. Panorama general                  

La educación es otro de los temas importantes para este estudio, no obstante tratarlo con profundidad esta fuera de nuestro objetivo; ya existen amplios y rigurosos trabajos que lo tratan pormenorizadamente. Esbozaremos el planteamiento general de la cuestión y trataremos con mayor extensión su proceso evolutivo general, para pasar a continuación a centrarnos y tratar con mayor detalle la educación artística.

La educación está en la base de la lucha del estado liberal burgués por acceder al poder; estaba claro que sin una buena educación sus miembros no estarían en condiciones de desempeñar las responsabilidades que la nueva sociedad iba a exigirles. Será, por tanto, un tema estrella durante los siglos XVIII y XIX. El Estado le dedicará gran atención y tratará de conseguir la colaboración de los particulares laicos para involucrarlos en la tarea de enseñar al pueblo.

La democratización del conocimiento va a requerir grandes esfuerzos y fuertes debates; aunque paulatinamente se irán sentando las bases para que la mayoría de los ciudadanos tenga acceso a él.

Los ilustrados españoles tienen un concepto utilitario de la educación, será para ellos el instrumento mediante el cual los ciudadanos comenzarán a ser útiles la sociedad y, por lo tanto, útiles al Estado. En un principio lo que el Estado hará, básicamente, será  fomentar y favorecer la existencia, en la sociedad, de un estado de opinión que favorezca sus intereses, e incite a los propios ciudadanos a crear por sí mismos los medios para lograrlo. Una vez este primer status de concienciación, sobre la necesidad de educar al pueblo esté asumido, se habrán sentado las bases que permitirán avanzar en el tema y dar el segundo. En esta segunda fase el Estado asumirá directamente la dirección de la educación, para llegar a él habrá que esperar al siglo siguiente.

El sentido utilitario de la educación les lleva también a modificar los contenidos de la enseñanza, ya que éstos deben servir para formar al ciudadano dándole una instrucción práctica que redunde en el bien general y en suyo propio. Los distintos niveles de enseñanza a los que los ciudadanos pueden acceder, son, básicamente, tres:

  • Enseñanza primaria – que incluiría las escuelas de primeras letras

  • Enseñanza secundaria. Dentro de este apartado tendríamos dos bloques, por un lado el bachillerato general, conocido como Bachillerato en Artes y por otro lo que podríamos llamar: Escuelas profesionales, donde quedaría encuadrada la educación artística.

  • Enseñanza superior.

Lo primero sería establecer que nivel de conocimiento conviene generalizar; el primer paso empezaría por poner la enseñanza primaria al alcance del mayor número de población posible. El criterio de acceso a los dos niveles siguientes es más restrictivo y debe establecerse en función de las necesidades de la sociedad.

En un primer momento no se asumen responsabilidades directamente sino que se fomenta y excita la creación de organizaciones en cuyas manos se dejarán las labores educativas: Las Sociedades Patrióticas o Sociedades de Amigos del País.   

Siglo XVIII. Las Sociedades Económicas De Amigos Del País.

Los orígenes y antecedentes de este tipo de organizaciones hay que buscarlo combinando iniciativas españolas con sociedades creadas, para los mismos fines, en otros países europeos, los estudiosos del tema respecto a esto concretan lo siguiente: 

“Se pueden concretar en cuatro los precedentes más importantes de las Sociedades Económicas de Amigos del País: Las Sociedades Económicas o de Agricultura extranjeras, las Tertulias y Academias científicas españolas, el Proyecto económico de Bernardo Ward y la Sociedad Económica Vascongada, ésta ya auténtica sociedad económica.”

Consecuentemente con el origen francés de los gobernantes españoles el modelo que al parecer tiene mayores influencias en nuestras Sociedades es el implantado en Francia donde fueron también consideradas un instrumento del Estado, aunque en su caso, los historiadores franceses al valorar su actuación hablan de fracaso, ya que al parecer no cumplieron las expectativas previstas.

En España la opinión de los historiadores sobre su labor no es unánime existiendo, entre ellos, a este respecto opiniones encontradas; Ferrer del Río, Serrailh, Carande y Anes la valoran positivamente, entre los críticos tenemos a Menéndez Pelayo, Desdevises du Dezert y Elorza.

Hubiéramos podido incluir el estudio de las Sociedades Patrióticas en cualquiera de los otros apartados de este estudio ya que su ámbito de actuación fue muy amplio, pero creemos que su labor educativa fue fundamental y que puede considerarse el hilo conductor de su actuación en todos los campos. Forman ciudadanos para que sean útiles a la industria, a la agricultura, a la ciencia, al comercio, etc., en este sentido podemos ampliar sus actividades a todos los ámbitos de la sociedad. Sus objetivos y finalidades prioritarias serán, ya desde el principio la ilustración o educación del pueblo.

Las Sociedades Patrióticas de Amigos del País llevarán a la práctica el ideario ilustrado. Comenzará un proceso fundacional de este tipo de instituciones, poco a poco, y a lo largo de toda la geografía española irán creándose organizaciones de este tipo; hombres de muchos pueblos o ciudades del país que comparten el pensamiento ilustrado serán conscientes de su parte de responsabilidad en el proceso; hombres capacitados primero para realizar su fundación y después para asumir su dirección y organización. Con sus actividades fomentarán en todos los habitantes del pueblo, ciudad, provincia o incluso comarca: la instrucción pública, la agricultura, la industria, etc…

Sí toda la población debía tener acceso a la instrucción pública para poder así ejercer como ciudadanos, como hombres y como trabajadores, es indudable que estas ideas contenían el germen de la revolución ya que suponían una indudable democratización del conocimiento. Hay que destacar que las inquietudes educativas ilustradas se centran, básicamente, en la enseñanza de las primeras letras y enseñanzas de las Artes y Oficios.

Jovellanos en su Memoria sobre educación pública dirigida a la Real Sociedad Mallorquina de Amigos del País y escrita durante su estancia en el Castillo de Belver, plantea varias cuestiones importantes; se hace eco y a la vez comenta el  llamamiento que la sociedad efectúa a todos los hombres a través de la Gaceta para la creación de un establecimiento literario. Este documento nos permite estudiar el pensamiento que, sobre la cuestión, tenía uno de los ilustrados españoles que asumió responsabilidades de gobierno. Plantea cinco cuestiones básicas:

1º Considera a la instrucción pública el origen de la prosperidad social:

“Las fuentes de la prosperidad social son muchas; pero todas nacen de un mismo origen, y este origen es la instrucción pública. Ella es la que las descubrió, y a ella todas están subordinadas {…} Con la instrucción todo se mejora y florece; sin ella, todo decae y se arruina un Estado”.

2º Diferencia los conceptos de: instrucción pública y educación:

“[…] son muchos (y con estos hablaremos ahora) los que no miran la instrucción como perteneciente a la educación; que llaman bien educado, no al joven que ha adquirido conocimientos útiles, sino al que se ha instruido en las fórmulas del trato social y en las reglas de lo que llaman buena crianza, y tachan de mal educado a todo el que no las observa, por más que esté adornado con mucha y buena instrucción”       

Fija la necesidad de que el hombre se instruya y la edad en que éste debe instruirse: “De aquí es que la puericia y la adolescencia forman el período propio para la instrucción”

3º Plantea a quiénes debe afectar la educación, planteándose el tema referido únicamente a las clases sociales sin entrar para nada en cuestiones de género. Aunque alaba la idea de la sociedad de levantar un Seminario de Nobles, crítica por un lado: su denominación; ya que al incluir la palabra <Nobles> introduce aspectos que dudosos, que podrían plantear problemas a la Institución y las familias que envíen a ella a sus hijos sean éstas nobles o no, la segunda crítica se refiere al número de jóvenes que tendrán acceso a la enseñanza en el centro creado por la sociedad.

“Trátese, pues, de un seminario de nobles y gente acomodada, y aunque suele decirse que los títulos son indiferentes a las cosas, veo yo en éste un grave inconveniente. En prueba a la verdad cuánto los amigos de Mallorca se han levantado sobre las ideas vulgares, pues que no tratan de un establecimiento limitado a una sola clase; y esa la menos numerosa. Conocen que una educación noble es necesaria a todos los que están destinados a vivir noblemente, y que este destino no se regula por pergaminos, sino por facultades; y en fin, que el bien público exige la buena y liberal instrucción se comunique a la mayor porción posible de ciudadanos”

4º En este punto explica el concepto moderno de educación pública y lo analiza desde el punto de vista de los estados antiguos y de los estados modernos, estableciendo las diferencias existentes y justificándolas en la adecuación a las necesidades de ambos, justificando su concepción y finalidad, en parte, precisamente en esa adecuación.

“Pero en cualquier tiempo y estado que consideremos la educación pública o privada de los antiguos, sus planes no podrán convenir ni acomodarse a los estados modernos. Grandes imperios de varia y complicada constitución, donde los ciudadanos, aunque iguales a los ojos de la ley, están divididos en diferentes clases y profesiones; donde la jerarquía directiva es más compuesta y más artificiosamente graduada; donde el poder de la fuerza pública, no tanto se regula por el valor, cuanto por la fortuna de sus ciudadanos; donde por lo mismo las artes lucrativas, el comercio y la navegación, fuentes de la riqueza privada y de la renta pública, son el primer objeto de la política; y donde, en fin, el germen de la ruina y disolución anda envuelto y escondido en el mismo principio de prosperidad, el campo de la instrucción se ha dilatado, se han multiplicado sus objetivos, y ha nacido la necesidad de un sistema de educación literaria proporcionado a la exigencia de tantas miras políticas.”

Lo que entiende por adecuar la instrucción pública al estado moderno, pasa por una reforma en los planes de estudios, también plantea la necesidad de que la instrucción pública se extienda a todos los individuos del estado:

“Si queremos, pues, tener una educación literaria que conduzca a llenarlos, es necesario que comprenda los estudios que tengan relación con ellos; y como a su logro deben concurrir, por diferentes medios y caminos, no solo todas las clases, sino aun todos los individuos de un estado, aquella educación se ira pública, que despues de abrazarlos, este abierta a cuantos quieran recibirla”

El hombre debe instruirse para dominar los dos aspectos de su naturaleza: su fuerza física y su potencial intelectual, debiendo estudiarse a sí mismo y a la naturaleza sin olvidarse del creador de ambos: Dios. El conocimiento de Dios, el hombre y la naturaleza.

5º Fija los estudios convenientes a impartir en la instrucción pública y para ello divide las ciencias en metódicas e instructivas. Respecto a la primera dice así

“En efecto, si los métodos de inquirir la verdad son unos auxiliares necesarios a la razón humana para alcanzar este sublime fin, es claro que el primer grado de instrucción que conviene al hombre es el conocimiento y recto uso de estos métodos; y por consiguiente de las ciencias que los enseñan (y no se nos dispute este nombre que aquí tomamos en su más amplia y vulgar significación) pertenecen esencialmente a la educación literaria. Por que si es cierto, como no puede dudarse que el joven sin estos auxilios no podrá alcanzar las verdades que pertenecen a la filosofía natural o racional, o por lo menos que no la podrá alcanzar tan fácil, tan breve y tan cumplidamente como con su auxilio, es claro que ninguno que no los haya adquirido se podrá decir bien educado”.

Hasta aquí las cinco cuestiones básicas del discurso de Jovellanos. En ellas deja claro su pensamiento sobre el tema, el resto del mismo lo dedica a citar y explicar lo que entiende por ciencias metódicas y por ciencias instructivas; efectuando la siguiente clasificación:

Divide las ciencias metódicas en dos ramas: las destinadas a dominar el arte de hablar: Primeras letras, la gramática, la retórica, dialéctica y la lógica y las destinadas a dominar el arte de calcular: la aritmética, el álgebra, la geometría y la trigonometría. Nos interesa ver como plantea la necesidad de la enseñanza de las primeras letras como base para cualquier estudio posterior, aunque la separa de la instrucción pública:

“Bien sé que este ramo de enseñanza debe estar separado de la institución pública que dejo indicada. Las primeras letras reclaman muchas escuelas segregadas y dispersas por toda vuestra isla; tal vez para la capital no bastará una ni dos; pero hay un medio de enlazarlas todas con aquel principal establecimiento. Estén todas bajo su dirección, pertenezcan a él todos sus maestros, sea él quien los nombre y examine, y de él reciban métodos, libros y máximas de enseñanza. Así se establecerá aquella unidad moral, que es tan necesaria para que todos los métodos, libros y máximas de enseñanza.”

Un estudio pormenorizado de las escuelas fundadas por las diferentes Sociedades Económicas de Amigos del País nos permite apreciar que, la creación de escuelas de: primeras letras fue para ellas una cuestión, prioritaria y dominante. El acceso a una educación de mayor entidad o especializada tendentes a capacitar a los jóvenes en el ejercicio de algún oficio o profesión, en general, relacionada con las industrias o manufacturas dominantes en la zona pasaba por exigir, al menos, unos conocimientos básicos.    

Al hablar del estudio de las Primeras letras Jovellanos se refiere, por primera vez a la instrucción de la mujer:

“Y he aquí lo que más recomienda la necesidad del estudio de las primeras letras. Ellas solas pueden facilitar a todos y cada uno de los individuos de un estado aquella suma de instrucción que a su condición o profesión fuere necesaria. Mallorquines, si deseáis el bien de vuestra patria, abrid a todos sus hijos el derecho de instruirse, multiplicad las escuelas de primeras letras; no haya pueblo, no haya rincón de los niños, de cualquiera clase y sexo que sean, carezcan de este beneficio; perfeccionad estos establecimientos, y habreis dado un gran paso hacia el bien y gloria de esta preciosa isla.”

En este capítulo de enseñanzas básicas Jovellanos incluye de otra cuestión importante para este estudio: el estudio del dibujo: “Quisiera yo unir al estudio de las primeras letras la enseñanza del dibujo, cuya grande utilidad, así para las ciencias como para las artes, generalmente está reconocida.”

Con estas palabras entramos en el siguiente apartado, que interesa para nuestro estudio ya que planteará la situación en que se encontraban las enseñanzas artísticas en España, en el momento de realizar Gloria Melgar su obra plástica. Las similitudes y diferencias que su educación presenta con el resto de jóvenes españolas que pretenden acceder a la enseñanza de las Bellas Artes.

BIBLIOGRAFÍA

Guerrero, Enrique. “Estudio preliminar” en AA.VV. Historia de la Educación en España. I. Del Despotismo Ilustrado a las Cortes de Cádiz. MEC. Breviarios de Educación. Madrid. 1985.

Jovellanos, G.M. “Memoria sobre Educación Pública, o sea Tratado Teoricopráctico de Enseñanza, con aplicación a las escuelas y colegios de niños” en Jovellanos Obras escogidas. Biblioteca de Filósofos Españoles. Imp. La Rafa. Madrid. 1930.

Locke. Some thougths concerning education. 1693. Citado por Viñao Frago, Antonio. Política y educación en los orígenes de la España Contemporánea. Ed. Siglo XXI. Madrid.1982

 

Anuncios

2 pensamientos en “GLORIA MELGAR (1859-1938). X. Por Virginia Seguí Collar

  1. Ver los dibujos de la Abuela aquí me emociona mucho; además de por la calidad porque quién le hubiera dicho a ella que su nieta iba a publicarla…con lo modesta que fue siempre, y lo poca importancia que se daba con todas las cualidades que tenía; de buena artista y de bellísima persona.

seguicollar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s