Dánae y la lluvia de oro. Por Virginia Seguí


fig5-mmelangecomodanaeroucy-trioson1799.jpgfig4-gentileschi1621.jpgfig3-danaewtewael1610.jpgfig2-danaefontainebleau.jpgfig1-danaeboucher.jpg

                Abande, el nieto de Dánao, reinaba en la Argólide, y de su matrimonio con Aglaya, tuvo dos hijos mellizos: Acrisio y Preto, dejando establecido que a su muerte sus hijos se alternaran en el gobierno. Pero éstos aunque no estaban conformes con ello acataron, en principio los deseos de su padre, ambos habían iniciado sus disputas ya en el seno materno y sus enfrentamiento no hicieron más que aumentar con esta medida.

Acrisio se había desposado con Eurídice y de su unión había nacido Dánae, a la que, al parecer, su tío Preto sedujo acostándose con ella, con ello el enfrentamiento entre ambos hermanos llegó al límite y, cuando llegó el momento, Acrisio se negó a ceder el trono a Preto y éste tuvo que huir a Licia, donde reinaba Yóbates, allí se desposó con Estebanea la hija de éste; y cuando consolidó  su poder regreso como caudillo de un ejército licio a reclamarle a Acrisio su derecho de sucesión; la lucha fue encarnizada y como después de una sangrienta batalla la victoria no estaba clara; ambos hermanos tuvieron que pactar y repartirse los territorios objeto de disputa. Acrisio se quedó en Argos y Preto se quedó con Tirinto, parte de Micenas donde estaba el templo de Hera, Midea y parte de la Argólide

Algunos autores como Apolodoro de Rodas en su Biblioteca Mitológica indican que Dánae era hija de Acrisio y Eurídice; aunque otras versiones, mencionadas por Graves, dicen que su madre era Aganipe; en cualquier caso, en lo que todos están de acuerdo es en que el mayor deseo de Acrisio era tener descendientes varones, y en su ansia por averiguar el modo de tenerlos consultó al oráculo; y que la respuesta de éste: <No tendrás hijos varones y tu nieto te quitará la vida>, le causó gran turbación y despertó en él grandes temores que le llevaron a idear un plan que impidiera que su hija, Dánae, pudiera tener descendencia; evitando con ello que los malos augurios del oráculo se hicieran realidad. Construyó una cámara subterránea de bronce y la encerró en ella; otros autores, como Horacio en sus Odas, hablan de que el encierro se produjo en una torre de bronce. Esta especie de calabozo estaba guardado por perros feroces; pero, a pesar de todas sus precauciones, Zeus sintió deseos carnales hacia ella y la cubrió en forma de una lluvia de oro; de esta unión entre Dánae y Zeus nació Perseo.

Acrisio no creyó que Zeus fuera el padre de su Perseo, sino más bien pensó que nuevamente su hermano Preto se las había arreglado para yacer con ella y dejarla encinta. Una vez que Dánae había concebido y tenido su hijo debía hacer lo necesario para que el presagio del oráculo no se cumpliera, y aunque no se atrevió a matarlos; si maquino un plan para deshacerse de ellos, construyó un arca de madera en la que introdujo a ambos dejándolos en el mar a la deriva, creyendo que de esta forma ambos perecerían. Sin embargo, el arca llego hasta la isla de Sérifos cayendo en las redes de Dictis cuando éste pescaba en la zona; quien la arrastró hasta la orilla para abrirla, encontrándolos todavía vivos; los llevó ante el rey Polidectes, su hermano, quien los acogió en su casa y crió a Perseo.

Con el paso del tiempo, Perseo creció y defendió a su madre de Polidectes que intentó forzarla a casarse con él. Entonces, Polidectes, urdió una trama para deshacerse de Perseo, fingió que quería casarse con Hipodamia, hija de Pélope, reunió a sus amigos y les pidió un caballo para el regalo de pedida y le pidió ayuda a Perseo, diciéndole que Séfiros era una isla pequeña pero que no quería parecer pobre en comparación con otros pretendientes del continente; ante esta petición Perseo se ofreció, a conseguirle el regalo que pidiera estando, incluso dispuesto traerle la cabeza de la Gorgona Medusa si fuese necesario; si con ello se casaba con Hipodamia y dejaba en paz a su madre; Polidictes manifestó su satisfacción por el ofrecimiento diciendo que ese regalo le gustaría más que cualquier caballo.

Perseo partió para realizar su ofrecimiento a Polidectes, y con la ayuda de la diosa Atenea, enemiga de Medusa, que había escuchado lo que pretendía hacer decidió acompañarle en su aventura y de Hermes obtuvo la cabeza de Medusa; regresando con ella a Séfiros para entregársela a Polidectes; allí encontró a su madre Dánae y a Dictis refugiados en el templo amenazados por Polidectes. Se dirigió al palacio donde estaba celebrando un banquete con sus compañeros donde fue recibido con insultos y tras anunciar que traía el prometido regalo de bodas y, con cuidado de no mirar sacó del zurrón la cabeza de Medusa los convirtió en piedra, formando un círculo de cantos rodados que todavía se conserva en Sérifos; luego entrego la cabeza a Atenea quien la insertó en su égida y devolvió a Hermes las sandalias y el escudo de Hades, para que se los entregara a las ninfas de la Estigia y continuaran custodiándolos.

Puso a Dictis en el trono de Sérifos y junto a su madre, Dánae, partió hacia Argos. Acrisio, cuando conoció la noticia huyó y fue a esconderse a Larisa, donde Perseo había sido invitado para asistir a los juegos fúnebres que se celebraran en honor del padre del rey Teutámides, participando en una quíntuple competición. Cuando le llegó el turno de lanzar el disco a Perseo, éste desvió su trayectoria, como empujado por los vientos por voluntad de los dioses, y se clavó en el pie de Acrisio quien murió en el acto.

La muerte de su abuelo afligió a Perseo, quien lo enteró en el templo dedicado a Atenea situado en la acrópolis de Argos. No quiso ser el nuevo rey de Argos y se dirigió a Tirinto donde se lo ofreció a su primo Megapentes, que había sucedido a su tío Preto, que lo aceptó, quedando él entonces como rey en Tirinto.

Existe otra versión del asunto que dice que Polidectes consiguió casarse con Dánae y crió a Perseo en el templo de Atenea y que, algunos años después, Acrisio se enteró de ello y partió hacia Séfiros, dispuesto a acabar con Perseo con sus propias manos. Sin embargo, Polidectes le obligó a jurar a ambos que nunca atentarían uno contra la vida del otro; y que al poco tuvo lugar una gran tormenta en la que murió Polidectes, mientras la nave de Acrisio no pudo salir del puerto debido al mal tiempo. Se celebraron juegos Fúnebres por Polidictes y que fue en ellos donde tuvo lugar el suceso; cuando Perseo lanzó el disco este se desvió y golpeo en la cabeza de Acrisio matándolo; entonces fue a Argos a reclamar el trono encontrando que Preto lo había usurpado por lo que le convirtió en piedra con la cabeza de Medusa, llegando así a reinar en toda la Argólide, hasta que Megapentes lo mató para vengar la muerte su padre.

Según Graves este mito de Acriso y Preto lo que relata es la fundación de un doble reinado argivo; en lugar de morir el rey cada año a mediados del verano para ser sustituido por su sucesor para el resto del año; convinieron en reinar por turnos  de cuarenta y nueve o cincuenta meses es decir la mitad de lo que se consideraba un Gran Año.

Y respecto al mito de Dánae, Perseo y el arca, Graves, lo relaciona con el mito de Isis, Osiris, Set y en niño Horus. Relaciona, en una primera versión a Preto padre de Perseo con Osiris; Dánae, sería su esposa y hermana Isis; Perseo sería el niño Horus y Acrisio el celoso Set, que mató a su hermano mellizo Osiris y recibió la venganza de Horus. El arca sería la barca de acacia en la que Isis y Horus recorrieron el delta buscando el cadáver de Osiris. Menciona también que una versión similar aparece en el mito de Sémele y en el de Reo.

Relaciona la fecundación de Dánae por Zeus mediante la lluvia de oro con el matrimonio ritual entre el Sol y la Luna, que engendra al rey del Año Nuevo y que el tema de Dánae encerrada en un calabozo dando a luz a un niño es el tema de un conocido icono del Año nuevo y se interpreta también como una alegoría pastoral equiparando el agua con el oro; ya que así es para el pastor griego, por eso Zeus envía tormentas de agua a la tierra, representada en este caso por Dánae.

Anuncios

Un pensamiento en “Dánae y la lluvia de oro. Por Virginia Seguí

  1. Que liinda histooriia!.. me puse a imbestigar sobre la Diosa Danae, xq Danae es mi segundo nombre! jaa…
    … bueno.. gracias x la histoooriiaaa… muii buena..

    bssoos

    b
    s
    s
    o
    s
    s
    s
    s
    !
    !

seguicollar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s