Historia de la Mujer – Mujeres célebres de la Antigüedad VIII


fig5-orquestamujereschinasacaballocernusqui.jpgfig4-damaporcelanablancachinaming.jpgfig3-damacortetang.jpgfig2-damanuyongsviii.jpgfig1-bilarinadinastiatang.jpg

         El historiador Antonio Pirala para finalizar su serie sobre las Mujeres Célebres de la Antigüedad escribe en esta ocasión sobre una mujer china, Pan-Hoei-Pan, el artículo se publica en  el número 36 de la revista habitual <El Correo de la Moda> que vio la luz el 30 de septiembre de 1853.

          The historian Antonio Pirala to conclude its series on the Celebrated Women of the Antiquity writes in this occasion on a Chinese woman, Pan-Hoei-Pan, the article is published in the number 36 of the habitual magazine < The Mail of the Fashion > that the light September 30 1853.

MUJERES CELÉBRES DE LA ANTIGÜEDAD: PAN-HOEI-PAN

Pasando á una región tan antigua como desconocida todavía, vamos á cerrar la historia de la mujeres que en lo antiguo han honrado á su sexo y á la humanidad, con las noticias que se tienen de la que mas se ha distinguido en la China, de la ilustre Pan-Hoei-Pan, tan llorada de las ciencias.

El P. Amyot, en el tomo III de sus Memorias sobre los chinos, dedica parte de su obra á la justa alabanza de esta mujer singular, y da los detalles suficientes á poder apreciar el mérito relevante de Pan-Hoei-Pan, tan extraordinaria por sus virtudes como por sus talentos. De estas Memorias y de la recomendable historia que ha publicado Mr. Pauthier, formamos el presente artículo, si no tan estenso como el personaje á que dedicamos exije, lo necesario al menos para que nuestras apreciables lectoras formen idea de la que las legó gloria tamaña.

Pan-Hoei-Pan vivió á fin del siglo primero, y fué hermana de un general y de un historiador, con quienes se educó. Era tanta su aficion al saber, que se instruyó á hurtadillas de las lecciones que recibian aquellos en materias á que su padre les dedicó, escuchando escondida. A los catorce años casó con un mandarin, y á excepcion de algunos momentos que su esposo la mandaba consagrar á las letras, se entregó completamente á los cuidados y obligaciones de su nuevo estado, sacrificando su amor al estudio, y comprendiendo sensata los deberes de su posición. Viuda en la flor de su juventud, se retiró con uno de sus hermanos, para pasar á su lado la vida en una austera viudez, y consolarse en el estudio de las ciencia y las artes de una pérdida que jamás quiso reparar. Ocupándose su hermano, historiógrafo del Imperio, en revisar los anales del mismo, y en continuarlos, escribiendo ademas dos obras, una de ellas de Astronomía. Estos trabajos exigian una lectura inmensa, sana crítica, suma aficion, gusto esquisito, y sobre todo una constante aplicación. El erudito Pan-Kou observo que su hermana reunia en alto grado todas esas cualidades, que estaba muy dispuesta á hacer uso de ellas: no dudo, pues, en darla participación en sus tareas literarias. Diósela tambien en la gloria que adquiria, y siempre que leia el Emperador algunos capítulos de las obras que le habia mandado componer, hacía esta advertencia: <Este artículo es mio: este otro de mi hermana.>

Envuelto en la desgracia, y muerto de pena en prision, quedó su hermana encargada de revisar sus obras y darles la última mano. El Emperador la señaló rentas, y una habitación en su palacio, inmediata á las bibliotecas, donde se conservaban los mas preciosos manuscritos y los libros mas raros. Pan-Hoei-Pan desempeñó su comision tan á gusto del Soberano, que las hizo imprimir. Sus obras la hicieron célebre en todo el Imperio, especialmente la de los Anales, una de las mejores y mas curiosas de la China, y que contiene la historia de todos los sucesos mas memorables é interesantes del pais durante tres siglos. El renombre que se adquirió con las obras históricas, y la notoriedad de los demas conocimientos que la adornaban, hicieron que el Emperador la nombrase maestra de poesía, de elocuencia é historia de la jóven emperatriz. Pan-Hoei-Pan no se envaneció con los honores de la Córte, y deseosa del bienestar y la dicha de su sexo, compuso para ilustrarle sobre sus verdaderos deberes, una obra de siete capítulos, que tradujo el P. Amyot, y que Pauthier estracta, sintiendo nosotros que los cortos límites de un artículo biográfico nos priven de dar a conocer, por lo menos, el estracto de una obra, que aunque escrita en China diez y ocho siglos há, honraria hoy á cualquiera, por lo profundo de sus pensamientos, la utilidad de sus doctrinas, y el raudal de filosofía que vierte en ella su autora. Nos reducirémos, pues, á copiar el título de los capítulos.

1º) El estado de la mujer es un estado de abnegación (1) y debilidad

2º) Deberes generales de la mujer casada

3º) El respeto que debe la mujer al marido, y de la vigilancia contínua que ha de ejercer sobre sí misma. ¿Quereis (dice la autora de este capítulo) que os respete vuestro esposo?-Mostradle un respeto ilimitado. ¿Quereis que os honre con su estimacion, y que os manifieste un afecto constante? – Velad siempre sobre vosotras mismas para no dejarle percibir vuestros defectos, y para corregirlos. Una mujer que no se cuida de estas virtudes, ó que no forme de ellas la base sobre la cual ha de apoyarse la tranquilidad de sus dias, caerá bien pronto en los vicios opuestos, y será la mas desgraciada de las mujeres.

4º) De las cualidades que debe tener una mujer amable. Hé aquí un párrafo de este capitulo, que debieran tener muy presente en la memoria muchas mujeres. <Sus palabras deben ser siempre honestas, dulces, mensuradas; no debe la mujer ser taciturna, pero tampoco charlatana; no debe decir nada trivial ni bajo, pero tampoco escoger sus expresiones ni emplear las que sean poco comunes, y quiere aparecer como de grande ingenio. Si es bastante instruida en las letras para hablar oportunamente, no debe hacer gala de su erudición. En general disgusta que una mujer cite a cada paso la historia, los libros sagrados, los poetas y las obras; pero será muy estimada si, sabiendo que es instruida, no se la oyen sino conversaciones gratas, si se vé que nunca promueve conversación de las materias que posée, y que cuando es oportuno tomar parte en la cuestion no se engolfa demasiado.>

5º) De la adhesión inviolable que la mujer debe tener á su marido.

6º) De la obediencia que debe una mujer á su marido, y á los padres del mismo.

__________________________________________

(1) Lo era allí

Anuncios

4 pensamientos en “Historia de la Mujer – Mujeres célebres de la Antigüedad VIII

  1. Buscando un poco de info, que enaltace a la mujeres, me encuentro con una erudita, que no aprendió nada de su saber, y que su enseñanza sea la sumisión de género, me parece triste, porque ella comprobó que una mujer posee la capacidad y la habilidad intelectual para desarrollarse en cualquier ámbito y que es mucho más que un objeto….

  2. A este valioso artículo de Antonio Pirala, por culpas ajenas, le sobran más de 158 años y, también, según la gramática actual, docenas de faltas ortográficas. Incluso, algunas otras más, cuando el autor escribió esta reseña periodística. Deducido lo anterior suponiendo que el escrito aquí presentado sea una fiel réplica del original. Si fuera así, pregunto: ¿Es que a nadie, entre las muchas eficientes damas de alto nivel intelectual, tanto de antaño como de ahora, no se les ha ocurrido siquiera recomponer el texto, subsanando dichas faltas?. Aunque es probable también que el escrito, al haber sido transmitido a lo largo de más de siglo y medio, haya sufrido “correcciones” inadecuadas, corrompiendo aún más el original. De todos modos, no es de recibo el hecho de que, actualmente, alguien decida publicarlo de esa guisa.

    En cuanto al valor periodístico, de entonces, no deja de ser una pieza interesante tanto por la calidad de las fuentes en las que se basa, como por el contenido histórico y el valor añadido que supone para el colectivo femenino. Cualidades del mensaje en cuestión, que son también válidas para la mujer actual en todo el mundo. Sin embargo, para muchas otras personas les resultará, simplemente, trasnochado. Pero es innegable el valor reivindicativo del mensaje de Antonio Pirala, para la mujer actual y de siempre. En muchas sociedades están aún peor de lo que sugiere el contenido de tal artículo. Ténganse en cuenta que la protagonista de esa historia, Pan-Hoei-Pan, un ejemplo de virtudes y conocimientos, pertenecía a la alta sociedad de su tiempo. Pero millones y millones de mujeres, desde entonces hasta la actualidad, en China y en todo el orbe, siguen supeditadas al hombre y entregadas a las labores ancestrales de siempre, y no solamente las domésticas. De tal manera, están alejadas de las esferas intelectuales de las sociedades a las que pertenecen.

    Ese es el mensaje de fondo que Pan-Hoei-Pan, podría decirse una pionera, ha transmitido al mundo. Lo corrobora la mujer actual y moderna, en las sociedades más adelantadas, ocupando con toda naturalidad y eficiencia los estamentos que, hasta hace no mucho, eran exclusivos del hombre. Pan-Hoei-Pan seguirá siendo todavía y para siempre un símbolo para la mujer, sobre todo allá donde éstas y sus espíritus necesiten liberarse de todo yugo impuesto.

  3. El artículo está directamente copiado de la revista que lo publicó y mantiene la ortografía original. Creo que conocer los artículos que durante el siglo XIX se publicaban en las revistas destinadas a las mujeres de la época tiene gran valor; pues fue a partir, e incluso podríamos decir que a pesar de ellos, que muchas mujeres se fueron concienciando y buscaron su sitio en la sociedad llegando así a convertirse en las mujeres actuales y modernas de las sociedad adelantadas que tu mencionas. Por otro lado encontramos su publicación plenamente justificada, aunque solo sea por haber provocado un comentario como el tuyo; comentario que te agradezco profundamente en nombre de todas las mujeres.

    Virginia

seguicollar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s