Análisis de la tipología femenina a través del costumbrismo V. Por Virginia Seguí


fig84-traje-de-teatro-a-la-antigua-espanola.jpgfig82-gallega-de-noya-con-gallego-de-tuy-bailando-danza-prima.jpgfig81-dos-manchegos-bailando-seguidillas.jpgfig80-traje-a-la-carolina.jpgfig79-traje-a-la-espanola.jpgfig74-labradora-de-la-prov-de-betanzos.jpg

A continuación presentamos la última entrega de la Comunicación presentada en el Congreso <Frasquita Larrea y Aherán. Europeas y Españolas entre la Ilustración y el Romanticismo. (1750-1850)>. Organizado por la Universidad de Cádiz y realizado en el Puerto de Santa María con la colboración de su Ayuntamiento. Publicada en las Actas del Congreso en 2003. Las imágenes que ilustran el texto fueron grabadas por Juan de la Cruz Cano y Olmedilla, para su obra Colección de trajes de España, publicada en 1777.

Durante esta época se está produciendo una lenta y paulatina incorporación de la mujer al mundo laboral, empezando por las profesiones para las que se la encuentra mejor dotadas; en el sector industrial la incorporación se produce, básicamente, en el sector textil y en la producción de tabaco: tejedoras y cigarreras son figuras femeninas bastante frecuentes en la época; únicamente las últimas aparecen en algunas de las publicaciones.

Existe un buen número de tipos de mujer que refleja más que tipos femeninos actitudes femeninas, en general actitudes negativas, la mayor parte de los autores de este tipo de artículos son hombres, aunque también las mujeres describen a veces este tipo de defectos ya que éstos se han convertido en tópicos; aunque ya hemos hecho mención a ello no nos sustraemos a citar aquí algunos de sus títulos, cuya sola enunciación corrobora nuestras palabras: La conspiradora; La futura; La señorita cursi; La nerviosa, La fea; La politico-mana; La maldiciente, La vieja verde, La siempreviva, etc.

La visión de la mujer sobre sí misma queda reflejada en la obra: Las mujeres Españolas, Americanas y Lusitanas pintadas por sí mismas, los tipos que en estas mujeres plantean ya han sido reseñados. Cabría decir sobre ellos que en cierta manera fueron condicionados por el editor quien, aunque en principio, dice que le da libertad a la directora literaria Faustina Sáez de Melgar para organizar la obra; la realidad es que  respecto a los tipos establece unas bases que acaban limitándolos. La propuesta de Pons está encaminada a incluir tipos femeninos preferentemente regionales y generales, y lo deja claro en el siguiente párrafo de una de sus cartas:  “[…] se trata de la <Las Mugeres pintadas por si mismas> y estas mugeres han de ser, la Andaluza, la Catalana, la Aragonesa, la Asturiana, etc., y después de estos tipos matrices, por decirlo así pueden y deben ponerse los especiales que en cada localidad existan y los que generales de todos, como la Romántica, la Marisabidilla, la Santurrona, la Pupilera, la Monja, etc. Esto es lo que yo creo que debe ser y lo que he consultado no solo con el amigo Castillo, sino con otras personas competentes también y todas estan conformes“.

La visión femenina suele hace hincapié en cuestiones diferentes a las que destaca la mirada masculina. Cuando se describe a sí misma no pasa por alto sus tareas y trabajos cotidianos, esos que en muchos casos están incorporados como algo natural en ella y que normalmente asume incluso cuando, además, tiene actividades profesionales en el mundo laboral ajeno al hogar doméstico; las mujeres de todas las regiones y países, son madres, hermanas, hijas, y estos roles conllevan unas tareas en la casa; sí viven en el campo siempre asumirán algún tipo de trabajo agrario, sí viven en la ciudad, en algunos casos, se habrán incorporado al mundo laboral en esas profesiones tradicionales o en las nuevas profesiones que se consideran más apropiadas para ella, ya sea en la industria, el comercio, la educación, etc.

Eso no significa que en muchos casos la mujer no comparta el modelo de mujer patriarcal dominante que el hombre se ha encargado de traspasar al imaginario colectivo. En esta publicación participan escritoras de muy variadas clases sociales, de muy variadas filiaciones políticas, incluso a pesar de la mentalidad católica dominante, a la que era difícil sustraerse siendo mujer, también en este aspecto existe alguna voz disonante, como es el caso de la escritora Cándida Sanz y Cresini autora del tipo: La espiritista.

Es curioso que una de las críticas que el editor hace, en un cierto momento, a los artículos de las escritoras sea la siguiente: “Según opinion de las personas que han leido los artículos, incluso el mismo Planas que rotundamente me ha dicho que ni <La Señora de su casa en Andalucía>, ni <La señorita rica>, ni <La aristócrata de Aldea>, ni <La costurera de aldea>, ni <La enamorada andaluza>, ni tantos otros, sabe como representarlos, pues los hijos son de todas partes y no ofrecen especialidad alguna

En este sentido cabe decir que la condición de ser mujer es un importante elemento de unión y de hecho hay quien sostiene que: “el sexo ha sido el factor más importante que ha configurado la vida de las mujeres europeas y […] aunque las diferencias de época histórica, clase y nacionalidad tienen importancia para las mujeres, las semejanzas decretadas por el sexo las superan. […] Nacer mujer es el primer factor que define la experiencia de las mujeres, la distingue de la de los hombres y confiere un rasgo básico común a las vidas de todas la mujeres europeas“.

A mi entender, lo que sucede es que las escritoras además de ser escritoras son, primero, mujeres y en la mayor parte de sus artículos describen su mundo, reflejando de él aspectos en los que los hombres no repararían o si lo hacen nunca valoran igual; una de estas cuestiones son sus cotidianas labores domésticas, la dedicación a sus hijos a su marido, a su hogar; independientemente de la provincia, país o región que donde residan sus vivencias, en estos aspectos, son similares. A esto se suman las críticas que reciben, normalmente, cuando intentan realizar o realizan tareas ajenas a éstas; siendo, por tanto, una de sus mayores preocupaciones dejar claro y demostrar que pueden realizar actividades profesionales sin por ello desatender su hogar y sus hijos. Por ello creo que el prototipo femenino que planea sobre la mayoría de los artículos de este libro es el de: <El ángel del hogar> al que nuestras escritoras tardaron bastantes años en sustraerse

Bibliografía General del Trabajo.

  • AA.VV. Historia de las Mujeres en España. Madrid. Ed. Síntesis. 1991.
  • AA.VV. Las mujeres españolas, americanas y lusitanas pintadas por sí mismas. Ed. J. Pons. Barcelona. 1882.
  • AA.VV. Las españolas pintadas por los españoles. Imp. J.E. Morete. Madrid, 1871.
  • AA.VV. Los españoles pintados por sí mismos. Ed. Dossat. Madrid. 1992. Edición facsimil de la publicada en Madrid en 1843.
  • AA.VV. Las mujeres españolas, portuguesas y americanas. Ed. M. Guijarro. Madrid. 1872.
  • ALBORG, J.L. Historia de la literatura española. El Romanticismo. Vol. IV. Madrid. Ed. Gredos.1988.
  • ANDERSON, Bonnie S. y ZINSSER, Judith P.. Historia de las mujeres: una historia propia. Vol. 1. Madrid. Ed. Crítica. 2000. Pág.13.
  • BOZAL FERNÁNDEZ, Valeriano. A. Rodríguez. Colección General de trages que en la actualidad se usan en España principiada en el año 1801.Madrid. Ed. Visor. 1982.

       –“Prólogo” en Cruz Cano y Holmedilla, Juan de la. Colección de trajes de España. Tanto antiguos como  modernos. Madrid. Ed. Turner. 1988.

         — “El Grabado popular en el período romántico”. En AA.VV. El grabado en España (siglos XIX y XX). Vol. XXXII de la Historia General del Arte. Summa Artis. Págs. 282-372. Madrid. Ed. Espasa Calpe. 1988.

  • JAUS, Hans Robert. Las transformaciones de lo moderno. Estudios sobre las etapas de la modernidad estética. Ed. Balsa de la Medusa. Madrid. 1995
  • JIMÉNEZ MORREL, I. , La prensa femenina en España (desde sus orígenes a 1868). Madrid. Ed. De la Torre. 1992.
  • JIMÉNEZ MORALES, Mª Isabel. Apuntes para un álbum del bello sexo. Tipos y caracteres de la mujer por la señorita Dª Adela Ginés y Ortiz. Madrid. Ed. Aytº. de San Agustín de Guadalix. 1995.
  • LAFRAGA, Francisco. “Introducción” en CRUZ, Ramón de la. Sainetes. Madrid. Ed. Cátedra. 1990.
  • MARTÍN GAYTE, Carmen. Usos amorosos del dieciocho en España. Madrid. Ed. Anagrama. 1987.
  • RICO, Francisco. Teoría y crítica de la literatura española. Romanticismo y Realismo. Madrid. Ed. Crítica. 1982.
  • STAROBINSKI, Jean. “Le mythe au dix.huitième siecle”. En Crítique, noviembre 1977 (nº 366), pp. 975-997.
  • SEGUÍ COLLAR, Virginia. “Una mirada sobre sí mismas” en AA.VV. Actas del Congreso Luchas de Género en la Historia a través de la imagen. Celebrado en Málaga del 27 al 29 de octubre de 1999. Málaga. UMA. 2000 (En imprenta).
  • UCELAY DA CAL, M. Los españoles pintados por sí mismos (1843-1844). Estudio de un género costumbrista. México. Colegio de Médicos. 1951.

Fuentes Documentales

  • AFSM: Archivo particular de Faustina Sáez de Melgar
Anuncios

seguicollar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s