ESCRITORAS ESPAÑOLAS DEL SIGLO XIX. Rosa Butler


sacerdociodelamujerbarcelona1886.jpglectoranovelasvangogh1888.jpgpoetisaromanticaplanas1881.jpgferuffinilectora.jpgalegoriapoesiarusinol1895.jpg

         Pilar de Sinués y Marco continúa la serie de biografías sobre escritoras españolas tocándole ahora el turno a la jienense Rosa Butler, escritora poco conocida actualmente dada su escasa producción y sobre todo su temprano abandono de la actividad literaria, al parecer debido a su precario estado de salud. El artículo se publica como es habitual en la revista madrileña destinada al público femenino: <El Correo de la Moda>; en el número 402 del año XI, fechado el 16 de mayo de 1861. Como es habitual respetamos la ortografía original.

Rosa Butler

Apenas habrá algunas de nuestras lectoras que no conozcan ese nombre, ó que al menos no le recuerden vagamente, pues hace ya tiempo que ha dejado de sonar en nuestros oídos.

Una afeccion dolorosa en su salud ha hecho enmudecer á la distinguida poetisa que le lleva: mas no por eso la hemos de dejar nosotros en un injusto olvido, cuando tantas veces nos hemos recreado con sus lindas composiciones.

La señorita Rosa Butler nació en Jaen, en Julio de 1823; pero se crió y educó en Cádiz hasta la edad de 18 años, que pasó con su familia á establecerse en Puerto Real.

En este pueblo, é inspirada por la soledad y por las impresiones del campo, se desarrolló plenamente el sentimiento poético, que indudablemente habia nacido con ella, y que hasta entonces habia dormido en el fondo de su alma.

Rosa Butler habia perdido aun en la cuna á su escelente padre, el Sr. D. Tomas Butler, capitan del ejército, é hijo del teniente general D. Juan de Mata Butler, gobernador de Zaragoza cuando su heróica defensa.

Pocos años despues perdió a su amorosa madre, la Sra. Dª Maria de los Dolores Mendieta, hija del teniente general de este apellido: debiendo su educación y los mas amorosos cuidados á sus señores tios Dª Rosa Butler y D. Antonio Izquierdo.

El sentimiento de haber perdido á los autores de su vida, y el dulce recuerdo que de ellos guardaba, lejos de estinguirse con el tiempo, se grababa mas y mas en su alma, y á la edad de 20 años escribió su escelente poema La Noche y la Religion.

Esta bella obrita permaneció guardada en su escritorio, hasta que casualmente fué á parar a manos de una persona de buen talento y competente en literatura: y tanto éste como algunos otros amigos la animaron á imprimirla.

Rosa Butler se entregó desde entonces al estudio, y fué escribiendo algunas poesías llenas de belleza y sentimiento, que se publicaron en los periódicos de Andalucía y Madrid, copiándolas algunos otros de provincias.

No podemos citar como mejor esta ó la otra composición de la señorita Butler: todas están llenas de mérito, de dulzura, y de unción religiosa: ha publicado el poema de que antes hemos hecho mencion y ahora citaremos algunos de los títulos mas notables de sus poesías, para que al menos se pueda juzgar de la acertada eleccion de sus asuntos.

Ha escrito: Con motivo de la edición dogmática sobre la Inmaculada Concepción de la Virgen Maria: Imitación del salmo Miserere: A los hijos del siglo XIX: El mundo á media noche: El llanto: A Jesucristo en la Cruz: Al sol en su ocaso: A Dios: Al ver el nuevo dia: Al célebre poeta D. José Zorrilla: Al leer su introducción al poema MARIA: Himno al eterno Dios es amor: Una flor de hermana, á la señorita doña Carolina Coronado, y otras muchas que seria prolijo enumerar: ha publicado además otro poema titulado Mi Lira, y es innegable que reuniendo las composiciones suyas, que sueltas y á largos intervalos han ido viendo la luz, podian formarse dos escelentes volúmenes, en cada una de cuyas páginas se hallarían innumerables bellezas.

Mas ¿qué importa que la modestia, ú otras razones particulares, hayan impedido á la señorita Butler hacer lo que la moda ha prescrito como una costumbre? Sus poesías existen, para gloria de su autora, pues en ellas se ven reflejados su talento clarisimo, una imaginacion lozana y fresca, y sobre todo, las aspiraciones de un alma cristiana, y de un sensible y escelente corazon.

Oígamos á la misma en el siguiente párrafo de una de sus cartas amistosas:

— Que soy poetisa verdadera (dice) no lo dudo, porque eso se siente, y seria una falsedas que o así no lo confesara: si es un bien, á Dios se lo debo, no á mi: y á las personas que me educaron debo la religiosidad y rígida moral de mis escritos.

Además de sus muchas poesías publicadas, tiene inéditos otro poema titulado La creacion del mundo; una novela, un cuentecillo; dos comedias, y algunas mas poesías sueltas.

Como se vé, Rosa Butler no canta por vanidad, canta porque, como ella dice muy bien, siente que es poetisa: porque necesita alabar a Dios, y admirar sus maravillas en un lenguaje mas elevado que el vulgar: la poca prisa que se ha dado en reunir sus bellas poesías demuestra con claridad que escribe por satisfacer una necesidad imperiosa de su alma, y no para alcanzar los aplausos de la sociedad.

Las desgracias de su familia han llenado su alma de melancolía, y casi podríamos decir que han llevado á su espíritu el desaliento: su ilustre abuelo, que como ya queda dicho, era gobernador de Zaragoza durante su heróica defensa, cayó prisionero y fue á Nancy, donde falleció, sin volver á ver á su querida España: los méritos del digno general Butler constan por certificados del general Palafox: añadiéndose á aquella desgracia la temprana orfandad en que la dejó la muerte de sus padres.

La señorita Butler, según aseguran todas las personas que han tenido la fortuna de tratarla, es simpática, grave y dulce á la vez: hace ya tiempo que no publica nada, á causa del delicado estado de su salud; pero si su nombre ha estado momentáneamente olvidado, nosotros tenemos un placer en recordarlo.

Su talento es una delicada violeta, oculta por su gusto entre el suave y verde follaje de la modestia y del pudor, pero no faltará quien nos agradezca el que separemos ese fresco y delicado velo.

¡Dios, á quien tanto ama la distinguida poetisa, la devuelva la salud, para que nos envie en sus dulces cantos los perfumes de su alma tierna y cristiana!

Anuncios

seguicollar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s