ESCRITORAS ESPAÑOLAS DEL SIGLO XIX. Faustina Sáez de Melgar


 

         Maria del Pilar Sinúes de Marco continúa con su serie de artículos sobre sus compañeras de profesión, ahora le toca el turno a Faustina Sáez de Melgar así su biografía fue incluida, como era habitual, en la revista madrileña destinada al público femenino: <El Correo de la Moda>, más concretamente en el número 430 de 16 de diciembre de 1861. Ilustramos el post con un retrato de Faustina realizado por su hija Gloria Melgar sobre porcelana y algunas imágenes de sus obras. Respetamos la ortografía original.

Faustina Sáez de Melgar 

En todos los paises del mundo la mujer que toma la pluma, y que da al público la mejor parte de su inteligencia y de su voluntad, es digna de alabanza y de consideración: pero ninguna lo es tanto como la escritora española, cuya educación ha sido por lo regular religiosa y modesta, y que antes que escritora es buena esposa y buena madre.

La mujer francesa ó inglesa, o la mujer que escribe en esos paises donde las bellas letras tienen un subido precio, es exclusivamente escritora: apenas se dedica á su familia, porque su talento la da para tener servidumbre y placeres dispendiosos.

¿Cuán es la vida de la escritora francesa? Pasar el dia encerrada en su despacho, entregada al trabajo mental y al estudio, y la noche en los teatros ó en su elegante salon, recibiendo á sus amigos, como una reina á su corte.

Cuál es la vida de la escritora española? Pasar el dia cuidando de sus hijos, cosiendo y zurciendo sus vestidos, aplanchando sus gorritos; pasar la noche, mientras sus hijos duermen, escribiendo junto á su cuna.

Ahora bien: ¿al lado de esos ángeles que duermen, podrán brotan novelas inmortales?

Ah, no! Y ahí teneis el secreto de la moralidad de las escritoras españolas!

La esposa casta y fiel, madre, tierna  cristiana, no producirá volúmenes que otras madres no darían á sus hijas.

Buen apoyo de esta verdad es la siguiente biografía.

Faustina Sáez de Melgar nació en febrero de 1834 en Villamanrique de Tajo, villa de corto vecindario, aunque alegre por su pintoresca situacion.

Fueron sus padres D. Rafael Saez y doña Tomasa Soria, ricos hacendados, por lo que la infancia de Faustina y parte de su juventud se deslizaron entre palomas y flores.

Allí brotó su inspiración como las auras de la ribera, é hizo versos desde que apenas sabia formular sus pensamientos.

Ocasiones habia en que la pobre aldea donde vió la luz, carecía hasta de maestro de primera enseñanza, y en una de estas es cuando Faustina comprendió lo que pasaba en su alma.

El proyecto de sus padres era traerla á Madrid á una pension, donde ya su hermana mayor recibía una educacion escelente: mas su natural impaciencia no le permitia esperar a que se cumpliesen aquellos deseos, y sin auxilio de nadie aprendió á escribir, pudiendo cuando apenas contaba nueve años trasladar al papel sus pensamientos.

Sus padres, buenos y cariñosos, como los que mas, vieron con secreto terror la aficion de Faustina a los libros, por un efecto de esas preocupaciones que todos hemos conocido en nuestras familias: no obstante la misma privacion, escitaba mas su amor á la literatura: pasábase las noches en vela, y aunque no le dieron ningun maestro, aprendió gramática, geografía é historia.

Hé aquí uno de los muchos milagros que vemos practicar á la escritora española: á las francesas se le dan libros de estudio y se favorecen sus inclinaciones, á la española que nos ocupa, y á otras muchas, de que ya hemos hablado en nuestra colección, se los quitaban. Faustina tenia que aprovechar las temporadas de vacaciones que sus hermanos pasaban bajo el techo paterno, para estudiar en sus libros. Cuando volvian á Madrid, se quedaba con los que ya nos les servian, que ocultaba con cuidado, y se proporcionaba otros nuevos á fuerza de energía y de perseverancia.

Un dia, despues de un gran combate interior, se decidió a enviar algunas poesías al director de El Correo de la Moda: era fines del año 1851, y despues de dar este paso, lo sintió amargamente. Faustina Saez era entonces una niña de diez y siete años, y no tenia á su lado a nadie que la animase.

Algunos pocos dias despues recibió nuestro periódico, viendo en él sus versos insertos y con su nombre al pié: titulábase La paloma torcaz. Decir el placer, la dicha que sintió al verlos, seria imposible. En su inocente orgullo dejó el periódico sobre una mesa, donde sus padres y hermanos la leyeron con admiracion, por ser los únicos versos suyos que habian visto.

Envió despues algunas composiciones á otros periódicos, las que fueron acogidas con deferencia, y valieron á su joven autora muchos elogios: mas á pesar de esto, su modestia no la permitió seguir firmando con su nombre y adoptó otros supuestos, habiendo publicado mas de cien composiciones con los de: la maga de la rivera y Artemisa Rey Garcés, en los periódicos: Correo de la Moda, El Trono y la Nobleza, El Minero, El agente industrial Minero, La Antorcha, El Occidente, La Discusión, La Epoca, La Estrella y La Restauracion.

Últimamente ha publicado tambien lindas composiciones en otros varios periódicos literarios.

Excepto algunas temporadas de invierno que pasaba en la Córte, Faustina permanecióen Villamanrique hasta1855,que casó con el señor D. Valentín Melgar, y vino á establecerse a Madrid.

La maternidad, esa hermosa y dulce poesía de la mujer, vino pronto á embargar toda la sensibilidad del corazon de Faustina: tuvo un hijo que hacia sus delicias, pero que  perdió á los pocos meses de nacido, y desde aquel dia fue tan hondo su dolor, que no volvió á pensar en la literatura.

Conociendo entonces su esposo que únicamente un estímulo muy fuerte podría devolver el ánimo abatido de Faustina su antigua alegría, la obligó á reunir una colección de poesías, que se dieron a la prensa con el título La lira del Tajo, y que están dedicadas a S.M. la Reina.

 Despues, cuando la declaracion de la guerra al imperio de Marruecos, escribió en algunas horas el folleto África y España, cuyos versos están llenos de entusiasmo patriótico.

Ha publicado además una linda novela, con el título de La pastora del Guadiela, en que campea la moral mas pura y un argumento muy interesante.

Las mismas bellas dores sobresalen en la segunda parte de aquella novela, que ha dado á la luz con el nombre de La Marquesa de Pinares: tambien ha publicado una bonita leyenda tradicional en verso, cuyo título es La higuera de Villaverde.

La señora Saez de Melgar va á empezar en breve la publicación de otra nueva obra de grandes dimensiones, pues contará por lo menos de ochenta entregas: es una novela que llamará Intrigas cortesanas ó Los misterios de Madrid.

En el dia, Faustina Saez de Melgar es madre de una niña y de un niño: esta es la razon de su vida retirada: jamás se la encuentra en teatros, ni en los paseos, porque halla muchos mas placer que en las diversiones junto á la cuna de sus hijos.

Apenas podríamos señalar las horas que ocupa en sus trabajos literarios: pudíerase decir que es repentista, pues es lo mas regular en ella el ponerse a escribir el original cuando ya han ido á buscarle de la imprenta, singularidad en la que creo tendrá muy pocos semejantes.

Faustina Saez de Melgar es, además de buena esposa y escelente madre, tierna y cariñosa amiga: su físico no carece de atractivos: tiene los ojos y los cabellos oscuros, blanca la tez, hermosa garganta y lindas manos. Su estatura es alta y majestuosa, y en su semblante resalta la tranquilidad de la conciencia, y esa belleza que presta la dulce felicidad del hogar doméstico.

Anuncios

12 pensamientos en “ESCRITORAS ESPAÑOLAS DEL SIGLO XIX. Faustina Sáez de Melgar

  1. Faustina Saez me parece por lo que aquí se dice una gran mujer, periodista, escritora, muy polifacética. Yo creo que ella podría ser un ejemplo para muchos que estamos en en temas de periodismo, aunque sea a otros niveles, de cómo una mujer puede ganarse el respeto por su trabajo. Habría que aprender de su esfuerzo y de su libertad.

  2. Soy Italiana, mi tesis de licenciadura fue sobre esta escritora, fue un ano de estudio y de gran pasion…me fui a Madrid para encontrar màs libros y documentos acerca de ella, pero al final fue maravilloso descubrir un mundo que solo pocas personas conocen…

  3. por favor quisiera encontrar los libros la pastora del guadiela y la marqueza de pinares. pues los he leido hace muchos años . y me encantaron si alguien los tiene y quiere vender x favor ponerse en contacto con migo q yo se los compro .ojala haya una respuesta rapido gracias

  4. Soy colombiana y lei este libro de la pastora del Guadiela y la Marqueza de pinares hace muchos años, 60, por ahí va la cuenta y quisiera volver a leerlos. Muy dificil conseguirlos acá en Colombia? exactamente en Bucaramanga?

    • Hola Francesc, lo siento pero no tengo imágenes de Isabel de Villamartín, si encontrara alguna en mis investigaciones te lo diría; la verdad es que es difícil encontrar imágenes de estas escritoras del siglo XIX, consultando revistas de la época a veces encuentro alguna, pero la verdad es que es difícil encontrarlas. Un saludo. Virginia Seguí

seguicollar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s