Historia de la mujeres célebres del Medievo IV. Froiliuba


El historiador y periodísta Antonio Pirala continúa su serie de estudios sobre mujeres célebres, a pesar de los escasos datos que sobre estas mujeres medievales existen, intenta recuperar sus figuras revalorizándolas, para que las ilustradas lectoras –como él las denomina– asiduas de la revista madrileña El Correo de la Moda, aprenden a la vez que se divierten, leyéndolas. Esperamos que de igual forma la historia de Froiliuba, que transcribimos a continuación respetando su ortografía original, consigua deleitarles a Vds. también.  Ilustramós el tema con imágenes del exterior de la Iglesia de la Santa Cruz de Cangas de Onís, ejemplo del primer arte visigotico, y de sus inscriciones fundacionales, en las que se la menciona haciendo referencia a su esposo que esta sepultado en ella: Favila y a la descendencia de ambos.

FROILIUBA (1)

Ofrecimos en el anterior artículo ocuparnos de esta reina, y aunque son escasísimos ó casi nulos los datos que nos suministra la historia, dirémos de ella, sin embargo, lo que se sabe.

En vano hemos registrado los antiguos cronicones, cuya aridez desespera al mas paciente; en vano hemos acudido á posteriores historias, inclusas las leyendas, todo inútil. Hasta hemos consultado á las piedra, y en obsequio a la verdad, en ellas hemos hallado mas que en los libros, pues si en alguno se contaba lo mismo que se esculpia en aquellas, en otros libros se desmentía lo que la casualidad ó el talento ha patentizado no há muchos, Pero ya esplicaremos esto.

Floiliuba, que pertenece sin duda á muy elevada clase, casó con Favila, hijo de Pelayo, el heróico restaurados de la independencia española, el vencedor de Covadonga. No debía hacer mucho tiempo que estaban casados, cuando Favila fue elegido para suceder á su padre en la gobernación de aquel pequeño pero glorioso reino, pues aunque ya tenian hijos, eran estos pequeños. Y que tenian tal sucesión, se ha visto en una piedra de la Iglesia de Santa Cruz, que fabricaron estos reyes, junto á Canas de Onís. Llamada esta fábrica maravillosa por los escritores antiguos, era con razon aplaudida en aquel tiempo, pues toda es de piedra de silleria, algo grande, y que puede reputarse dos iglesias, porque hay una debajo de otra, como se practicaba en lo antiguo, y se vé hoy claramente en Santa María de Naranco, junto á Oviedo.

SantaMariaNaranco_Oviedo

Aquella iglesia de Santa Cruz, llamada así por ser el estandarte de sus triunfos, sirvió en el mismo año, el de 739, para panteón del Rey, al que no sucedió en la corona su mujer, ni ninguno de sus hijos, sin duda porque aquel cetro y aquella corona necesitaban robusto brazo y grande brío, para empujar el uno y sostener la otra.

No habia entonces ley hereditaria, como equivocada, ya que no falsamente, han supuesto algunos historiadores, y entre ellos el respetable y elocuente Mariana: se mantenia el gobierno de los godos, y si admitian por Príncipe al hijo de algun soberano, era por elección.

Era Favila estremadamente apasiadono por la caza, lo cual, ni habia de ser grado á sus vasallo, porque habian menester mas de un Rey guerrero que cazador, ni debia ser tampoco aquella aficion del agrado de su esposa. Comprendia esta que no en los montes ante las fieras debia mostrar su esposo su valor, sino ante los enemigos de la fé y de la patria, y se oponia á sus batidas á los montes vecinos. Así lo demuestra también un inapreciable documento en San Pedro de Villanueva, fundado por sus inmediatos sucesores Alfonso el Católico y su esposa Ermisenda, al pié de la misma montaña donde halló Favila tan desastrosa muerte. Son unas piedras, cuyos relieves describe así Sandoval.

— <Está un caballero cubierto de malla, y una celada en la cabeza, un azor en la mano, y á caballo, y una mujer que se abraza a él, y como que tiraba por detenerlo. Al otro lado del arco, estas mismas figuras, y besándose, que debia de ser, cuando ya no bastaron los ruegos de la reina para detener al rey. En otra parte está el mismo caballero armado, y con el yelmo ó celada, embarazado el pavés, que le cubre de piés a cabeza, y la espada metida por el cuerpo de un oso, y el oso presas ambas manos en pavés y abierta la boca>

Esta manisfestacion tan afirmativa y de tan respetable autoridad como el venerable obispo, la desmintió otro escritor, Ambrosio de Morales, no menos respetable tambien. Y cosa estraña, ambos tenian razon.

Las piedras existian, pero la ignorancia de los monjes las cubrió al hacer la obra de la nueva torre, que aun existe, y no pudo en efectos verlas Morales. Pero hace poco con mas fortuna, ó inspirado el genio del artista, el señor Parcerisa adivinó con claro talento el sitio donde debian estar las piedras, arrancó algunas, y halló escondo el inapreciable tesoro artístico que buscaba. Pocos meses hace, que el autor de estas líneas contemplaba á la luz de algunas bugías la figura de Froiliuba conteniendo a su esposo, y parecia mostrar aquella sencilla pero admirable escultura el esfuerzo que hacia aquella desgraciada reina por detener a su esposo, cuya horrible muerte adivinaba el instinto de mujer, ese instinto del amor, que parece que es providencial en ocasiones. Grato nos fue contemplar aquella preciosidad histórica, como nos es grato el consignarlo aquí ahora.

Floiliuba adivinó su desgracia, veia su viudez. Favila fue á cazar, y sabido es su trágica muerte. Se crée que le sobrevivió mucho, y fue sepultada en la iglesia de la Santa Cruz, al lado de su esposo.

Favincia, una de sus hijas, casó con el tercer dique de Suevia, y por esta boda, vemos á nuestra Casa Rea hecha tronco del árbol genealógico de la imperial de Francia, por haber sidonieta dela hija de Floiliuba, la mujer de Carlomagno, Hildegarda, madre que fue del emperador Ludovico Pio, y tronco tambien de la Casa de Austria.

El traje con que se vé á Froiliuba, es notable por la honestidad que representa, sin escotes, ni aun brazos descubiertos. En aquella época usaban tocas las mas de las mujeres, como se veia no há mucho en algunas aldeas. Las mangas llegaban á la muñeca. La ropa superior parece se reducia á dos piezas, una por detrás y otra por delante, unidas por los lados con una especie de alamares, que facilitan el modo de recibirla sobre el cuerpo, y permiten al mismo tiempo lucir el vestido inferior. Desde los alamares arriba, sube por ambos lados un órden de botonadura que agracia, pues forma de la cintura arriba un especie de petillo; la cintura tiene de parte á parte una franja ó galon, con el corte usado á fines del siglo último en algunos corpiños, ó jubones sin mangas, de serranas. La angostura era sin duda la moda de entonces, pues vemos todas las figuras de aquella época tener en los hombros la mayor anchura. Las ropas eran ceñidas, y aunque tenian pliegues, nada hacia ahuecar.

Es cuanto podemos decir de los trajes de aquella época tan remota y poco conocida, cuya digresión creemos sea del agrado de nuestras ilustradas suscritoras.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

(1) El P. José Álvarez de la Fuente dice que Froiliuba es lo mismo que Froila Lopez, y que era señora muy principal y dotada de singulares prendas en lo católica, en lo atenta, y en lo benigna con sus vasallos

Anuncios

4 pensamientos en “Historia de la mujeres célebres del Medievo IV. Froiliuba

  1. Encantada de haberte encontrado. Muy interesante los temas. La iglesia es bellisima. Gracias por los temas que brindas y enhorabuena por el blog Melusina

  2. Me ha gustado mucho y me ha resultado muy curioso el tema de las vestimentas; reflejo también de costumbres.
    Y coincido, la iglesia es bellísima.
    Este tipo de relatos sacan a la luz a verdaderas desconocidas que merecen resaltar en la historia.

  3. Me encanta que esta reina desconocidapara muchos que me acompaña por la red de forma ya tan intrínseca a mi sea punto de tu atención.

    Ella y yo llevamos unidas hace ya varios años en la red y a ella dediqué hace ya casi un año un breve estudio en mi blog.

    Ahora compartimos google en perfecta armonia.

seguicollar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s