Mujeres preclaras españolas. La Doctora Guzman y la Cerda. Por Antonio Neira de Mosquera


DoctoraGuzmanylaCerdaSon muchas las mujeres españolas que destacan en todos los campos del saber y el conocimiento, pese a ello han estado olvidadas y apenas han sido mencionadas en los libros de historia por lo que han sido invisibles durante muchos años, poco a poco esto va cambiando y vamos conociendo sus historias y reconociendo su valía. Este es uno de esos casos de una mujer prácticamente desconocida del gran público que, sin embargo, merece un reconocimiento a su labor; si hubiera nacido hombre esto no hubiera pasado pero su sexo determinó que sus cualidades no hayan sido valoradas debidamente.

Antonio Neira, autor de este artículo, así lo reconoce ya en el siglo XIX, mencionado también la valía de otras muchas mujeres españolas  a las que cita y de las que hace referencias ensalzando sus cualidades y recuperándolas así para la historia.

Algunas de las que menciona pertenecen al mundo hispanomusulman, mujeres eruditas y poetas de las que tampoco hemos oído hablar y de las que en muy escasas ocasiones se hace mención, su existencia nos permite deducir el nivel educativo de la mujer musulmana debía ser alto en la época del califato cordobés de los Omeyas ya que de otra forma no les hubiera sido posible alcanzar el grado de conocimientos necesarios para realizar las actividades que los campos de la música, la gramática, la oratoria, la poesía, la historia, etc., en los que según el autor destacaron.

Este artículo que a continuación reproducimos fue publicado en El Semanario Pintoresco Español el 12 de junio de 1853, respetamos su ortografía original como es es habitual y lo ilustramos con imágenes relacionadas con el tema; la única que aparecía junto con el texto es la imagen de que abre esta portada.

La doctora Guzmán y la Cerda. Por Antonio Neira de Mosquera

MaternidadJulioGonzalezAchaque común de las gentes es cerrar á las damas las puertas de las aulas y academias, como si naciesen condenadas á ser testigos indiferentes de nuestros primeros hábitos, ó compañeras impasibles de nuestros postrimeros desengaños. Corre de boca en boca, con irónico reproche, el principio de que se aviene mal la aguja con la pluma y el libro con el costurero, como si una reina magnánima, española, no hubiese corregido con la rueca en la cintura los desafueros de la nobleza, y no suspendiese la oración religiosa para dar comienzo á la traducción latina. Las labores domésticas pueden alternar con las lecciones filosóficas. El trabajo de manos no  interrumpe el laboreo del entendimiento. Bien se puede elevar la imaginación hasta las regiones australes de la poesia, ó sazonar el ingenio con las prescripciones de las bellas letras, sin olvidar las privaciones de la virtud y los deberes de la familia. Respetemos á la naturaleza LastresGraciassin violentar sus obras. Algunas mugeres santas escribieron, y muchas escelentes madres publicaron sus pensamientos. Recordemos que el politeísmo romano ha dado los contornos de la muger á la espresion de las bellas artes. Las Musas pertenecen al sexo de las Gracias. El cristianismo también empieza en las tribulaciones de una madre predestinada. La inteligencia no escoje sexos.

Marie_Rabutin-Chantal_Marquis_ Sévigné_JaquotocMV_1820La república literaria no se fija en el autor, sino en la obra. Desde que se ha observado cómo la historia establece entre los escritores de ambos sexos la mutua participación de gloria á la que se hicieron acreedores por sus escritos, el ánimo mas indiferente y la voluntad menos propicia se han visto obligados á deponer sus antiguas preocupaciones. A Aime-Martin, mentor filosófico de la madre, ha precedido Josefa Amar y Borbon, pedagogo fisiológico y moral de la muger. En el desarrollo contemporáneo de los estudios históricos, un pundonoroso diplomático y una palaciega popular han dado la iniciativa; ambos grandes escritores, ambos celebridades europeas: Chateaubriand y Mad. Stael. No se puede seguir á Chateaubriand por la antigua Francia sin distinguir á Mad. Stael en la moderna Alemania. En las creaciones de la imaginación y del sentimiento, la muger se adelanta al hombre, porque la misión de la muger es fecundar y sentir, entre tanto que el destino del hombre es pensar y examinar.Mad._Staël_Scriven

La imaginación es el tesoro de la muger: toma del análisis, de la esperiencia, de la historia, hemos querido decir, del hombre, el raciocinio. En la revelación ascética y en la creación fantástica lleva siempre la delantera. Santa Teresa es superior en el fondo, aunque inferior en la forma, á fray Luis de Granada y Malón de Chaide. Mad. Sevigne se acerca mas al corazón humano que Fenelon y Montaigne. Ana Racclif ofrece al romanticismo, que se enjendra en la sombra, la novela terrorista. Mad. Dudevant (Georges Sand) escribe la novela escéptica: tal vez hace mas que escribirla; tal vez la siente. Mad. Lebassu improvisa la novela de secta. Enriqueta Beecher Stowe populariza la novela humanitaria.AuroraDupin_GeorgeSand_MadDudevan_Grabado

De esta suerte, donde quiera que se levante un talento reflexivo una imaginación vigorosa y un ingenio precoz, los hombres deben hacer lugar á aquella brillante aparición. Viene de esa mitad del género humano que nos hace poetas en la niñez y oradores en la adolescencia. Viene de ese sexo que serena nuestro fatigado espíritu durante el cansancio mundano, y reanima nuestra inspiración con la brisa suave y aromática de su aliento. Viene, en fin, de ese sexo que vela nuestros sepulcros en los aniversarios de familia después de calentar instantáneamente nuestros párpados moribundos con las lágrimas del dolor. Viene de donde venimos nosotros; del hombre, de la imagen de Dios, da esa prolongación eterna del favor divino. ¡A qué rechazarla, cuando representa una ambición legítima? Nosotros abatiremos siempre las falsas y ridiculas pretensiones de las eruditas, artificiosas y poetisas amaneradas que hacen de la gloria literaria la primera de sus coqueterío; en cambio recibiremos con aplauso á las damas españolas que se han conquistado un honroso y elevado lugar en la república de las letras.

IsabelLaCatólica

La patria de Doña Isabel la Católica y Beatriz Galindo ya sabe lo que valen sus hijas de esforzado ánimo y distinguido ingenio. Las puertas de las aulas y de las academias ya se han abierto á su paso mas de una vez. La historia literaria de España viene en nuestro auxilio, y nos ofrece el abundante catálogo de las escritoras y poetisas que alcanzaron justo y merecido renombre, desde las almenas de Granada hasta las catedráticas de Salamanca y Alcalá de Henares. Asistamos á la lectura de las suras y divanes en los salones alicatados de la Alhambra, y á la esposicion de las doctrinas de los alimes en las Academias de Córdoba y Sevilla. Allí encontraremos las bellas y discretas hijas del Darro y del Guadalquivir.

El rey Hixcem colma de favores á Lobua, docta en aritmética, gramática y poesia. Maryem, hija de Abu-Facub el Faisoli de Xallias, abre en tiempo de Alhakem una escuela para las familias principales de Sevilla, donde se hace célebre como historiadora y poetisa Radhia, liberta de Abderrahman Anasir. Las poetisas Labana, Alscha y Safia, recitan divanes en la Academia imperial de Córdoba. Maryein, hija del caballero Abraham- Ben-Albophayel, que comparte sus estudios entre la poesía y la música ( año 1159 de J.C), Mogia, de ilustre cuna y claro ingenio, Mesada ( año 1190 de J.C. ) , el Al- Kattib de las moriscas ( autor de una escelente Historia de Granada) ) , y Lelia, rimadora sentida y amorosa, son perlas grandiosas que caen en el vergel de las bellas letras.

DivanTurkodeDamasco

Divan de Damasco

Vistámosla crugidora armadura de los conquistadores de Granada, y divisemos el atezado lienzo de una tienda de campaña, cámara real de Doña Isabel la Católica, ó el calado minarete de una torre señorial, tocador austero de alguna dama cortesana que olvida el azor de la caza por el vocabulario latino del Estudio general. Doña Isabel la Católica, discípula aventajada de Beatriz Galindo, hace dé la lengua de los sabios y prelados, de los escritores y diplomáticos, la lengua de los cortesanos. El estudio del latin precede al análisis del romance. Antonio de Nebrija dedica en 1492 su gramática castellana á las damas de la corte. La escuela compuesta de los vastagos de los principales caballeros para la educación del principe D. Juan establece una emulación científica y literaria entre los gentiles-hombres. El palacio real se asemeja á una universidad. Las damas sostienen con los caballeros disertaciones académicas, y dirigen á los sabios epístolas cicerónicas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las aulas reciben respetuosas maestras eruditas, así como habían admitido alborozadas á los profesores cortesanos. Francisca de Nebrija sustituye á su padre en la cátedra de retórica y poética. Lucia Medrano esplica los clásicos latinos en la universidad de Salamanca. La infanta Doña Catalina, después reina de Inglaterra, escribe en latín Las lágrimas del pecador y Meditación sobre los salmos. Juana Contreras sostiene correspondencia latina con Maríneso Sículo. Ana Cerbaton es maestra de lengua latina en Cataluña, y escribe una obra sobre los males ocasionados por los árabes á los españoles.LuisaSigea-jpg

Luisa Sigea, autora del poema Síntra, dirige á Paulo III una carta escrita en griego, árabe, hebreo, latín y siriaco. Angela Sigea, hermana de la anterior, es perita en idiomas y sobresaliente en música. Gerónima Ribot se cuenta entre los discípulos del célebre Palmerino. Luisa de Padilla escribe las obras Lágrimas de nobleza y Nobleza virtuosa. Oliva Sabuco de Nantes Barrera, qué el erudito padre Feijoo celebra como una muger discretísima, aunque no ha faltado quien creyese que era el seudónimo de un nombre varonil, publica en 1587 su célebre Nueva filosofía de la naturaleza del hombre, cuya primera edición, para el mas cumplido elogio de su autor, se agota en un año. El amor y la gloria, agitadores perennes de la fantasía, obligan á cubrir con la sotana escolástica el cotillo mugeril. Feliciana Enriquez de Guzman, autora de la tragicomedia Jardines y campos sábeos, estudia en la universidad de Sevilla disfrazada de hombre para perseguir á su amante D. Felix Hortensia de Castro, natural de Villaviciosa, pasa á Coimbra disfrazada de hombre, y en compañía de sus hermanos estudia la latinidad, retórica , filosofía y teología. Santa Teresa deposita su corazón en sus cartas, lo que equivale á decir un dulcísimo manjar para la meditación cristiana. El mundo científico admira la inspiración divina, y la universidad de Salamanca nombra doctora académica de este estudio general á la que ya era doctora mística de Avila. Cecilia OlivaSabucoMorillas prefiere la enseñanza de sus hijos á la de los infantes de España, con cuyo cargo le brinda Felipe II: pedagogo femenino de gramática latina, retórica, filosofía, teología y música, muere en Valladolid en1581. Feliciana Morell es graduada de doctora en leyes en Aviñon, después de un examen riguroso, Juana Morella, natural de Barcelona, es teóloga y jurista á los diez y siete años. Isabel Joya, natural de Lérida, esplica públicamente en Roma algunos puntos de filosofía y teología.

La poetisa Florencia Pinar lleva sus inspiraciones al romancero general. Isabel de Rosales, colocada en el numero de los sutiles escolastitas, sostiene en Roma públicos certámenes. Ana de Castro Egas, Bernarda Ferreira de la Cerda, Cristobalina de Alarcon, y Mencía de Mendoza, alcanzan glorioso nombre en el estudio de las letras humanas. María de Zayas y Sotomayor, autora de novelas y comedias, alcanza una popularidad que justifica las diversas reimpresiones de sus obras desde 1634 hasta 1716. Luisa Manrique de Lara, condesa de Paredes, imprime en 16S8 el Año Cristiano. De los claustros monásticos llegan á las mercadurías de libros los nombres de la venerable Sor M. María de Jesús de Agreda y de Sor Juana de la Cruz. En el siglo XVIII, los estudios filosóficos de las literatas españolas corresponden á la severa ilustración que se generaliza entre las diversas clases de la sociedad. Es la segunda crisis del renacimiento; el examen se aprovechará de las comparaciones que evoca la antigüedad sentada en el peristilo de las instituciones modernas. Catalina de Castro traduce la celebrada obra de Mr. Rollin sobre El método de los estudios. María Antonia Fernandez de Tordesillas traduce la Instrucción de una señora cristiana, y Josefa Amar y Borbon publica en 1740 el Discurso sobre la educación fisica y moral de las mujeres. La poesía no puede ser alejada de la imaginación de la muger: desterrada de las sociedades económicas y de las fábricas de salazón, vuelve a los monasterios.SorJuanaInésdelaCruz

La Décima musa, la monja de Méjico, Juana Inés de la Cruz, y Rosa Calvez, publican sus inspiraciones poéticas. Las aulas y las academias vuelven á ser el estudio general y el palacio real del siglo XV. Reciben con honrosa consideración á las damas de elevado renombre por su talento é ingenio. Nosotros vamos á presentar á nuestros lectores los detalles biográficos de una ilustre joven, cuyo retrato estampamos al frente de este artículo, que ha sido nombrada á últimos del siglo pasado catedrática honoraria de la universidad de Alcalá, y socia de la Real Academia española. Doña María Isidra Quintina de Guzman y la Cerda, hija de D. Diego hija de D. Diego Guzman Ladrón de Guevara, conde de Oñate, y Doña María Isidra de la Cerda, condesa de Paredes, nació en 31 de octubre de 1768. Desde sus primeros años descubrió un claro y privilegiado talento cultivado con inteligente pulso por su maestro D. Antonio de Almarza. Su aplicación corrió parejas con su ingenio. Las lenguas vivas y muertas, las bellas artes, la filosofía y la teología son el caudal científico con que se presenta á los diez y siete años á sostener los ejercicios de un grado académico. Sus padres, respetuosos guardianes del abolengo literario que se conserva en su distinguida familia desde el siglo XV, que ha visto á un antepasado del condado de Paredes desempeñar el magisterio en la universidad de Salamanca, hasta el siglo XVIII, en el cual se ha retirado del mundo. Luisa Manriquez de Lara, monja y escritora piadosa, solicitan de Carlos III una autorización para que Doña María Isidra Quintina de Guzman sea laureada, como Arias Montano y otros célebres ingenios, en la universidad de Alcalá. Por una real orden dada en Aranjuez en 20 de abril de 1785 se ordena que se le confieran por este estudio general los grados de filosofía y letras humanas, precediendo los ejercicios correspondientes, y por otra real orden de 7 de mayo se autoriza al claustro de la universidad para que varíe el ceremonial todo lo que exija el decoro de la ilustre descendiente de la condesa de Paredes. Una numerosa muchedumbre de vecinos y estudiantes salen á recibirla en las afueras de Alcalá.

DoctoraGuzmanylaCerda2

El palacio arzobispal es el suntuoso hospedaje de su persona. En la noche del 3 de junio, día de su llegada, el claustro de la universidad la visita en corporación, y el señor López del Salazar, consiliario del establecimiento, pronuncia el mensaje oficial «donde se hace mención del agradecimiento que tienen en »su corazón—se refiere á los habitantes de la ciudad—á la piedad «de nuestro Soberano, y á la alta distinción que ha de merecer en »la república literaria una sabia Excma., primera maestra complutense, y en toda España.» Doña María Isidra Quintina de Guzman contesta en nombre de sus padres con respetuoso decoro. En la mañana del 4 vuelve la universidad en corporación, y el secretario le da los puntos de Aristóteles para el ejercicio académico, entre los que escojo la conclusión de que anima hominis est spiritualis (cap III del lib. 2 de Anima). A las veinticuatro horas, acompañada de sus padres y del cancelario, rector y bedeles, se dirige en coche a la iglesia de la universidad, donde los doctores y maestros la esperan entre seiscientas personas citadas por la solemne novedad de la recepción. Los acentos melodiosos de la música son interrumpidos por la discusión académica. La ilustre dama prueba en castellano la conclusión de Aristóteles, y responde á los tres argumentos de los catedráticos de prima Martínez Alonso, fray Tomás de S. Vicente y fray Rodríguez del Cerro. El examen de preguntas recorre los estudios graves y profundos de la filosofía: la lingüística, la retórica, la metafísica, la historia de anímales y plantas, la ética, la teología, la mitología, la geografía, la astronomía y la física general y particular, ocupan durante hora y medía el razonamiento científico del ejercicio. Los examinadores fray Gaspar, fray López, doctor Pastor, fray Velasco, doctor Valverde, doctor Peñuelas de Zamora y doctor Cañavate, reconocen la sólida instrucción y claro ingenio de la jóven erudita. El claustro y la concurrencia la aclaman como doctora entre los vítores de la multitud y los ecos de la música.

UniversidadAlcalaHenares1840

Universidad Alcalá de Henarés

A las diez de la mañana del 6 tiene lugar la solemne investidura del doctorado. La universidad se presenta con la mayor pompa y magnificencia. Un concurso numeroso entorpece el paso de la brillante comitiva que acompaña á la distinguida heredera de los condes de Oñate. El doctor López del Salazar pronuncia el discurso paranínficoo, en el cual celebra las ascendencias y mérito personal de la ilustre doctora. Los vivas y los plácemes señalan el momento de cubrir sus sienes el bonete académico. El cancelario del estudio le propone una tesis deducida del concilio IV cartaginense sobre si la muger aunque virtuosa y docta podia enseñar en las universidades las ciencias profanas y sagradas, y subiendo á la cátedra sostiene la afirmativa y hace público su reconocimiento á la universidad complutense. El rector, en nombre del estudio general, la nombra catedrática honoraria de filosofía moderna y consiliaria perpetua de su claustro, así como los maestros le adjudican el titulo de Examinadora de cursantes filósofos, ejerciendo inmediatamente este cargo universitario en el examen de algunos discípulos de las antiguas súmulas. Las felicitaciones se cruzan; los elogios se multiplican. El repique de campanas es acompañado de la música de las serenatas. Los estudiantes siguen alborozados á la distinguida doctora. La universidad coloca entre tarjetones y vítores el retrato de Doña María Isidra Quintina de Guzman, dibujado por Inza, y acuña una moneda de plata para celebrar su doctorado. Durante la noche, se ilumina la fachada del estudio general, y los condes de Oñate ofrecen un suntuoso refresco, al cual asiste la universidad, el ayuntamiento y el colegio. A la despedida de la esclarecida doctora precede otro abundante refresco dado por su familia á los estudiantes que han festejado su grado con serenatas y aplausos. La celebrada recepción de Doña María Isidra Ouintina de la Cerda se consigna en el archivo de la universidad como un título de gloria para el establecimiento, y el conde de Campomanes en la contestación que envía al cancelario del estudio, después de una minuciosa relación de todo lo ocurrido, asegura que la solemnidad del acto ha merecido el agrado y aprobación de S. M.

AvellanedaMadrazoNo es esta la primera ovación consagrada á la ilustre dama. También la Real Academia española la ha nombrado su socia por unanimidad en 2 de noviembre de 1784. Llama á su seno á una laboriosa y profunda literata que ha dedicado sus vigilias al estudio de las lenguas vivas y muertas. Alberga á una popular reputación para enriquecer el catálogo de sus celebridades. Asocia su gloria al renombre de una esperanza legítima. Para algo mas que para autorizar y corregir han nacido las academias: sirven para alentar por medio del aplauso, para enaltecer por medio de la fama colectiva, y para fomentar por medio del estímulo honroso. «¿No ha sido necesario, pregunta la docta Joven con ingenua sorpresa, apurar toda la liberalidad de la Real Academia española para elevar á un honor que es el mas distinguido empleo y encumbrado premio de los mas esclarecidos literatos, á una joven de diez y siete años que no ha conocido sino por los nombres los Gimnasios, las Academias, los Seminarios, ni ha tocado los umbrales del famoso templo de Minerva, ni aun oido otra voz que la de un solo maestro?»

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEn nuestros días la prensa “es la cátedra y la academia de las escritoras españolas. El teatro y el liceo ofrecen su foro y su tribuna á las inspiraciones de las poetisas. No recibirán la investidura universitaria de los catedráticos ó el diploma de los académicos, porque cada siglo dispone del talento como exigen sus ideas, sus tendencias, sus desengaños y hasta sus preocupaciones: empero la ovación popular y el aplauso público no se hacen esperar mucho tiempo, después de que caen en el proscenio las coronas del entusiasmo y se multiplican las ediciones de las obras del ingenio. La actual generación literaria ya escribió los nombres de Gertudris Gómez de Avellaneda, Carolina Coronado y otras celebradas poetisas en el catálogo de los escritores contemporáneos. El nombre que una vez se escribe con justicia en el libro de las reputaciones literarias, ya no se borra jamás. El tiempo no destruye el libro: el hombre erudito siempre se encamina hacia la biblioteca pública. Si es una gloria nacional, la nación se encargará de repetir su nombre, aunque no sea mas que por orgullo: si es una laboriosa aspiración á la gloria personal, no faltará un rebuscador de antiguallas que analice sus pensamientos dentro de dos siglos. A falta de cátedra y academia, desde al teatro y el liceo los nombres de las poetisas contemporáneas han pasado al registro de los escritores nacionales.

Nosotros también somos justos á nuestra manera con las literatas y poetisas españolas.

1853.

Antonio Neira de Mosquera

Anuncios

Un pensamiento en “Mujeres preclaras españolas. La Doctora Guzman y la Cerda. Por Antonio Neira de Mosquera

seguicollar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s