ESCRITORAS DEL SIGLO XIX. Natalia Boris de Ferrant. Las hojas secas


Hojas_secas_enrejado

 

Esta sección está dedicada a los poemas que escritoras del siglo XIX dedicaron a las flores y las plantas, poemas que podemos encontrar en distintas revistas y periódicos de la época, de difícil acceso y localización en la actualidad.

Muchas de ellas son totalmente desconocidas hoy día; su obra no ha conseguido superar esa invisibilidad a que la mujer ha estado y a la que aún está sometida, hoy día en menor medida.

Por otra parte la poesía es el género literario al que le cuesta más trascender; sus lectores, comparados con los de la novela, somos minoritarios pero no por eso hay que dejar de perseverar en su difusión y alentar su consumo.

Este poema fue publicado por la revista El Correo de la Moda, apareció en el número 8 de la 2ª época el 28 de febrero de 1853, tiene por tanto más de siglo y medio de vida pero, hoy día, son pocos los que han disfrutado de su lectura; aparece datado en el Real Sitio de San Ildefonso el 22 de septiembre de 1852.

Su autora es una escritora prácticamente desconocida, Natalia Boris, se conocen muy pocos datos sobre ella y, además, presentan diferencias. María del Carmen Simón Palmer la incluye en su Diccionario bio-bibliográfico de escritoras españolas del XIX, (Simón,1991:127) aunque en la reseña aparece como Natalia Boris de Oliveres, sin embargo, el poema que insertamos a continuación está firmado por Natalia Boris de Ferrant; es posible que la escritora quedara viuda y contrajera nuevo matrimonio entre 1853, fecha publicación de este poema y 1865 fecha la publicación de su segunda obra conocida; sabemos que se trata de la misma persona al indicarse que colaboró en El Correo de la Moda en 1853. Tras esto se citan otras dos de sus obras, un poema en Corona literaria impresa con motivo de la inauguración de la estatua de Colón  que debía citarse en la misma revista en 1860 y un artículo titulado La humildad, publicado por La Violeta en abril de 1865; artículo que aparece dedicado a su amiga Doña Carmen Alarcón de Castelao y firmado en Segovia en 1865.

Anuncio_LecturaPoema_LaÉpoca

La corona poética realizada para conmemorar la inauguración de esta estatua de Colón tuvo cierta repercusión en el mundo cultural de la época y los poemas de los participantes fueron leídos en el madrileño Teatro de los Sres. de Piquer;  la Sra. Boris de Ferrant hizo su lectura el 12 de diciembre de 1860, según informa el periódico La Época del día siguiente. Puede comprobarse que todavía en este año sigue apareciendo como Sra. de Ferrant. La estatua de Colón a la que se hace referencia es la realizada por el escultor José Piquer con destino a la ciudad cubana de Cárdenas, erigida en la plaza de Isabel II; al parecer, la primera del Almirante expuesta públicamente en el continente americano.

Juan P. Criado Domínguez no la cita en su obra Literatas Españolas del siglo XIX (Criado,1889)

 Las hojas secas. Por Natalia Boris de Ferrant.

Árbol¿Veis de ese árbol que altanero mece,

Las hojas que otro dia acariciaba?

Asi del hombre la inconstancia crece,

y hoy ya desprecia cuanto ayer amaba.

Ayer su verde le ostentaban bellas,

Esas hojas que están hoy vacilantes

Y mañana tal vez, ni de sus huellas,

Un recuerdo busquemos anhelantes.

Su sombra nos prestaron cariñosas

En los primeros dias de la vida,

Cuando alegres corríamos gozosas

Para alcanzar una ilusión florida.

Este espacio feliz que entre las floresOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Gozosa el alma respiraba un dia,

sin sentir ¡ay de mi! tristes dolores

Que mitigar pudieran su alegria;

Era el sueño feliz de la esperanza

Que respirar hacia el pecho mio;

Era un delirio que mi voz no alcanza

A cantar; mas senti su poderio.

La fresca brisa, imágen de dulzura

Llenaba nuestra mente de ilusiones,

Y el alma rebosando de ternura

Una á una conto sus sensaciones.

Hojas_alsol   Del sol, ráfaga pura, peregrina

alegre jugueteaba en mi cabeza,

como el sueño de amor nos ilumina

Cuando tenemos de su bien certeza.

Puro ambiente, feliz, de aroma y flores

Sencilla imágen de divina luz;

Con que brinda el eterno sus favores

Al que implora sumiso ante su cruz.

La historia de esa hoja tan marchita

Que ayer miraba con delirio tanto,

Al corazon oprime, que medita

Que un solo dia terminó su encanto.

Las hojas del amor, de la esperanza,

El árbol del destino audaz las mece,

Y en un instante desdeñosa lanza

La que en sueños de amor altiva crece.

Y hoy al mirar rodando por el suelo

La que ayer contemplábamos hermosa,

El corazon con triste desconsuelo

Comprende que en la nada todo posa.

Las santas ilusiones de la vidaJardín_Botánico

Día tras día se las lleva el viento,

Cual la hoja que miro desprendida

De la rama que fuera su ornamento.

Solo el aura feliz de la inocencia

Alienta nuestro pecho y nos da vida,

Ella es del corazón toda la ciencia,

Con ella está la eternidad unida.

Ella sonrie nuestra edad primera,

Orgullosa se mece en nuestra cuna

Y si la muerte se aparece fiera,

En nuestro pecho un consuelo aduna.

Este ambiente feliz de aroma y flores

Es la sencilla imagen de la luz,

Con que brinda el eterno sus favores

al que implora sumiso ante su cruz.

 

Hojas_secas

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “ESCRITORAS DEL SIGLO XIX. Natalia Boris de Ferrant. Las hojas secas

seguicollar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s