Poemas escritos por mujeres. La caña y la yedra. María Mendoza de Vives

 

CañasCon el poema La caña y la hiedra continuamos esta serie de artículos en los que intentamos recuperar la voz de escritoras españolas, olvidadas o prácticamente desconocidas hoy día pero que, sin embargo, tuvieron bastante actividad literaria y periodística  durante el siglo XIX apareciendo sus obras, ya fueran estas en prosa o en verso, en numerosos periódicos y revistas de la época.

Este poema de María Mendoza de Vives, apareció en la revista femenina El Correo de la Moda, en su Año X y Núm. 381 del 8 de diciembre de 1860. y en El Bello Ideal, revista que según indica Manuel Garrido a la escritora Faustina Sáez de Melgar en su carta del 12 de junio de 1860 se fundaba bajo la protección de S. M. la Reina y con la finalidad de socorrer las necesidades de la Asociación de Señoras de Beneficencia domiciliaria.

Manuel Garrido, en su carta, le pedía, además, su colaboración en las páginas de la revista con el objeto de realzar su mérito; indicándola que en ella participarían también otras importantes escritoras españolas al tiempo que le pedía permiso para insertar su nombre en la relación de colaboradoras que aparecería al frente de los números de la publicación; así como un trabajo para el primer número que estaba previsto apareciera el 15 de ese mismo mes.

Respetamos su ortografía original y lo ilustramos con imágenes adecuadas al texto.

Sigue leyendo

Anuncios

Escritoras Españolas. Antonia Díaz Fernández. Por Virginia Seguí

Montaje2_RetratoAntoniaDiazLamarque

 

Antonia Díaz Fernández es una más de la multitud de escritoras españolas olvidadas del siglo XIX, como era habitual tras contraer matrimonio con José Lamarque de Novoa comenzó a firmar sus escritos como Antonia Díaz de Lamarque. También firmó a veces utilizando el seudónimo de Enriqueta Madoz de Alianza.

Sigue leyendo

Escritoras Españolas. Dolores Cabrera y Heredia. Datos biográficos y su poema: Las Violetas

DoloersCabreraHeredia copia

Este artículo incluye los escasos datos biográficos que se conocen de esta escritora; publicados por diversos autores estudiosos del tema y una breve referencia a su obra.

Como muestra de su hacer poético se reproduce uno de sus poemas: Las Violetas publicado en la revista madrileña dedicada al bello sexo: <El Correo de la Moda> el 28 de enero de 1854.

Como es habitual y dado que las biografías que se reproducen están tomadas de revistas y publicaciones editadas en el siglo XIX la ortografía es la propia de la época, debido a esta circunstancia los lectores encontrarán diferencias con las reglas ortográficas actuales.

Sigue leyendo

La escritora Rogelia León y su poesía Ella y él. Por Virginia Seguí

ParejaEnamorados_Kandinsky_1914

Tras una breve semblanza de la escritora granadina Rogelia León se reproduce su poesía Ella y Él, publicada el el número 33 de la revista El Correo de la Moda el 8 de febrero de 1857, como muestra de su quehacer poético

         (Virginia Seguí)

Sigue leyendo

ESCRITORAS ESPAÑOLAS DEL SIGLO XIX. Faustina Sáez de Melgar

 

         Maria del Pilar Sinúes de Marco continúa con su serie de artículos sobre sus compañeras de profesión, ahora le toca el turno a Faustina Sáez de Melgar así su biografía fue incluida, como era habitual, en la revista madrileña destinada al público femenino: <El Correo de la Moda>, más concretamente en el número 430 de 16 de diciembre de 1861. Ilustramos el post con un retrato de Faustina realizado por su hija Gloria Melgar sobre porcelana y algunas imágenes de sus obras. Respetamos la ortografía original.

Sigue leyendo

ESCRITORAS ESPAÑOLAS DEL SIGLO XIX. Rosa Butler

sacerdociodelamujerbarcelona1886.jpglectoranovelasvangogh1888.jpgpoetisaromanticaplanas1881.jpgferuffinilectora.jpgalegoriapoesiarusinol1895.jpg

         Pilar de Sinués y Marco continúa la serie de biografías sobre escritoras españolas tocándole ahora el turno a la jienense Rosa Butler, escritora poco conocida actualmente dada su escasa producción y sobre todo su temprano abandono de la actividad literaria, al parecer debido a su precario estado de salud. El artículo se publica como es habitual en la revista madrileña destinada al público femenino: <El Correo de la Moda>; en el número 402 del año XI, fechado el 16 de mayo de 1861. Como es habitual respetamos la ortografía original.

Sigue leyendo

ESCRITORAS ESPAÑOLAS DEL SIGLO XIX. Carolina Coronado

madrazokuntz.jpgretratocarolinacoronado.jpg

         La serie de biografías de escritoras españolas que publicó Pilar Sinués de Marco en la revista madrileña, destinada al público femenino, <El Correo de la Moda>, es la de Carolina Coronado Romero, en ella nos habla sobre la vida y la obra de esta extremeña que destacó en la república de las letras. Vio la luz en el número 399, del año XI, publicado el 24 de abril de 1861. Respetamos la ortografía original.

         The series of Spanish writers’ biographies that Pilar Sinués de Marco published in the magazine from Madrid, dedicated to the feminine public, < The Mail of the Fashion >, she is that of Carolina Coronado Romero, in her she talks us about the life and the work of this extremeña that she highlighted in the republic of the letters. He/she saw the light in the number 399, of the XI, published year April 24 1861. We respect the original spelling

Sigue leyendo

ESCRITORAS ESPAÑOLAS DEL SIGLO XIX. Gertrudis Gómez de Avellaneda

gertrudisgomezavellaneda.jpggertrudisgomezavellanedac1857madrazo.jpggertrudisgomezavellaneda1860habana.jpggertrudisgomezavellaneda2.jpggertrudisgomezavellaneda1.jpg

            Abrimos esta sección a biografías de escritoras españolas; incluyendo en ella los escritos que Pilar de Sinués de Marco publicó, sobre el tema, en la revista madrileña <El Correo de la Moda>, la serie comienza con Gertrudis Gómez de Avellaneda y vió la luz en el número 392, Año XI de 28 de febrero de 1861, ella misma en la Introduccion informa, a las lectoras de la revista, de las razones que tiene para escribir sobre sus compañeras de profesión. Respetamos la ortografía original.

             We open this section to Spanish writers’ biographies including in her the writings that Pilar de Sinués de Marco published, on the topic, in the magazine from Madrid < The Mail of the Fashion >, the series begins with Gertrudis Gómez de Avellaneda grove and he/she saw the light in the I number 392, XI year of February 28 1861; herself in the Introduction informs, to the readers of the magazine, of the reasons that she has to write on its profession partners. We respect the original spelling. Sigue leyendo

Historia de la Mujer – CORINA

conlira.jpgsin-titulo-1.jpgtardeantigua2.jpgesperanza.jpgbouguereauladanza.jpgbouguereauarteliter.jpg

Nuevamente un artículo del historiador Antonio Pirala Criado, insertado en la sección: <Instrucción. Historia de la Mujer>, en la revista “El Correo de la Moda” publicada el 24 de julio de 1853. El personaje femenino que nos describe, en esta ocasión, es otra poetisa griega que aunque no tan famosa como Safo es también conodida por su gran calidad literaria.

Corina

Los personajes célebres tienen todo el mundo por patria: todo el mundo les nombra, les admira, les aplaude.

Corina pertenece sin disputa á esas celebridades universales; y su fama ha llegado hasta nuestros dias rodeada de una aureola de gloria que la enaltece, de una especie de romanticismo que formo una escuela literaria.

Corina, tan notable por su hermosura como por su talento poético, nació en Tanagro, cerca de Tebas, en la Beocia, cinco siglos antes de la venida del cristianismo. Tan remota antigüedad no ha bastado á sumir en el olvido á esa mujer: el génio nunca perece.

Dicen algunos biógrafos de Corina que la famosa poetisa Myrtis la enseñó el arte de la versificación; ¡cómo si la poesía se enseñara, cómo si la imaginación se prestase!… Preguntad á todos los poetas cómo han compuesto versos, si les hubiera sido imposible formarlos sin aprender las reglas del arte.

Niña era Corina, y ya bullia en su mente el númen de la inspiración; ya eran magníficos y originales sus pensamientos poéticos. Pudo Myrtis haberla enseñado á perfeccionar sus composiciones, ordenando bien sus ideas y puliendo su lenguaje; pero el que presenta el diamante limpio y perfecto no es el autor de la piedra. Es antiguo el axioma, que el poeta nace y el orador se hace.

Las lecciones que se daban a Corina eran semillas arrojadas en buen campo, y su froto excedió á las esperanzas que hizo concebir su extraordinaria disposición.

Corina llegó á versificar de una manera asombrosa, y fueron tan rápidos  y maravillosos sus progresos, que fue rival de Píndado, discípulo tambien de Myrtis, cuyos sabios consejos no pudieron corregir la malhadada aficion de este poeta á recargar sus composiciones con tal lujo de fábulas, que fatigaban á los mismos griegos, no obstante su apasionado amor a las ficciones.

Píndaro, el tierno y célebre poeta, fue cinco veces vencido por Corina en los certámenes públicos; y aunque algunos escritores de la antigüedad, rivales ó detractores de esta mujer, dicen que contribuyó al triunfo, tanto su hermosura como su talento, no creemos que á pesar del culto que los griegos rendian á la belleza, les alucinase hasta el punto de prescindir de otra belleza de la que eran tan amantes, de la belleza de la poesia.

Serenade_De_Chirico

Serenade. 1910. Giorgio de Chirico

Es verdad que los griegos consagraban himnos á la belleza lo mismo que á los dioses, y casi la confundian con la virtud, de la cual era á sus ojos la mas encantadora imagen; pero tambien daban coronas al talento, tambien le erijian altares, le dispensaban su culto idólatra, y le divinizaban.

Todos convienen, sin embargo, en que cualquiera que sea la causa de los triunfos de Corina sobre su rival, unia á las mas felices inspiraciones su juicio sólido, y profundos conocimientos en el arte.

Un hecho cuenta la historia que ensalza á Corina, y no favorece mucho á nuestro sexo, porque revela una envidia torpe, un orgullo inconveniente, y una provocación indigna.

La tradición, escribe un entendido biógrafo á quien hemos citado varias veces, dice que el lírico tebano no soportó resignadamente la humillación de su derrota por una mujer, y que, provocándola á un nuevo combate, la prodigo mil injurias, imitando al poeta de Paros, Archiloco, sin guardar tampoco la menor consideración con los jueces del Concurso, á quienes tachó de inepcia; pero no hay noticia alguna de que Corina olvidase la reserva de su sexo, ni menos que profanase su talento usando de represalias ofensivas. ¡Sublime proceder que demuestra la elevación de su alma!

Hechos tales, su conducta, su talento, hacian de Corina una de las criaturas mas amadas y consideradas de su patria, cuyo amor en vida trocase en veneracion á su muerte. ¡Poder del génio, que encierra en su tumba las pasiones de sus enemigos, á quienes hace derramar lágrimas su muerte, y arrancar elogios su sepulcro!

Corina, conocida por la MUSA LÍRICA, compuso cinto libros de poesías épicas, varios cánticos, bastantes epigramas, y muchos libros de metamórfosis; de cuyas obras solo se conocen un corto número de fragmentos, publicados en Hamburgo en 1734.

Al morir Corina, colocaron sus compatriotas su sepulcro en el sitio más público de la ciudad de Tanagro, donde todavía existia, asi como su retrato, en tiempo de Pausanias, escritor antiguo.

Corina, lo mismo que Safo, es la personificación de su tiempo, es la historia de su pueblo, de su patria, ocupada entonces en el tranquilo culto que rendia á las artes, á las letras y al génio, creando como por encanto poetas que cantaban con el apasionado amor de Safo, con el sentimentalismo de Corina, con la dulzura de Píndaro.

  1. Pirala

Nota aclaratoria: Las imágenes que abren el artículo no corresponden a Corina, aunque son representaciones de mujeres de la cultura griega en la que se halla inmersa.

Historia de la Mujer – SAFO

safo1.jpgsafo2.jpgsafo3.jpgsafo4.jpgsafo5.jpgsafo6.jpg

           En este nuevo apartado voy a introducir artículos sobre mujeres escritos, durante el siglo XIX, y publicados en revistas destinadas a la instrucción de la mujer. Uno de las cuestiones claves del Siglo de las Luces fue el interés general por la educación de la mujer; escritores y editores invirtieron tiempo y dinero en tema; uno de los métodos empleados fue la creación de revistas específicas que fueron proliferando a lo largo del siglo; al mismo tiempo las mujeres salieron de su espacio privado o círculo familiar y se fueron incorporando al espacio publico con la realización de actividades profesionales, intelectuales, literarias y artísticas. Esa multitud de revistas, en un momento dado empezaron, también, a estar dirigidas por mujeres e incluyeron multitud de artículos sobre la historia de la mujer presentando una galería de personajes femeninos que a lo largo de los siglos habían ido destacando de una manera u otra; ese es el tipo de ensayos, que pueden estar firmados por plumas masculinas o femeninas, es el que voy a ir reseñando en esta sección; para ir viendo cómo nuestras antepasadas fueron conociéndose a si mismas y tomando conciencia de sus capacidades.

El que abre la sección fue publicado en una estas revistas dedicadas a la mujer que más tiempo se mantuvo activa y una de las más importantes: El Correo de la Moda, propiedad de D. José de la Peña y que bajo su dirección comenzó a publicarse en noviembre de 1851; a su muerte, en 1867, asumió la dirección su esposa la escritora Ángela Grassi quien se mantuvo al frente de ella hasta su muerte en 1883. Durante varios años la revista se abría con una sección denominada Instrucción y bajo este título se encuadrada una subsección titulada <Historia de la Mujer>; el número del 16 de mayo de 1877 contenía un ensayo escrito por el historiador Antonio Pirala Criado (1824-1903), firma habitual en este tipo de prensa, que dentro de esa galería de personajes femeninos presentaba a la primera mujer destacada en el mundo de la literatura, más específicamente en el de la poesía, la poetisa griega Safo. Ensayo que a continuación transcribimos

SAFO

Todos los escritores nos han presentado á la Grecia como la cuna de las artes, del saber, de la ilustración del mundo. Pues en este centro de civilización, sobresale también la mujer. En esta sociedad sábia, se vé enaltecido el sexo, y se le da participación en la gloria.

Tal es la que le rodea, que el nacimiento de una mujer, el de la célebre Safo, es bastante para da eterna fama á una desconocida ciudad, á Mitelene, asentada en la isla de Lesbos.

Allí nació Safo, cerca de seiscientos años antes de la venida de Jesucristo, y casada apenas salió de la infancia, quedó en breve viuda; y libre de las atenciones domésticas, pudo entonces dar rienda suelta á su génio, á su brillante imaginación, entusiasta por todo lo bello y sublime.

Sus versos y su ejemplo incitaron á las jóvenes de su sexo á disputar á los hombres la palma de su talento, y adquirió en breve tanta celebridad, que desarmó á sus rivales envidiosos. Así como acudian á oir los versos del inspirado Homero sus conciudadanos, así seguian á Safo las mujeres mas famosas de la Grecia para escuchar sus magníficos cantos.

Aquella sociedad de reinado gusto, aquel pueblo entusiasta por todo lo grande, rodeaba siempre á Safo, se enternacia con sus dulces odas, y sentia á la par que la poetisa lo intenso del dolor por una esperanza perdida, y la alegría del corazón por un amor correspondido.

Busto compartido con  el poeta griego Alkaios

Busto compartido con el poeta griego Alkaios

Entre sus admiradores se encontraban los célebres poetas Archiolo, Archiloco, Hiponax y Alceo, quienes la amaban, gozando de este modo Safo de los mas bellos homenajes de los dos sexos, y del doble placer de reinar á un tiempo sobre ellos por el amor y la admiración.

Pero si pudo un tiempo dominar á sus rivales y mostrarse superior como su génio, tuvo al fin que sufrir la suerte designada á todas la celebridades del mundo, á todas las personas que por sus dotes descuellan sobre las demas. La desgracia que suele ser patrimonio del talento, alcanzó tambien á Safo, y vagó errante, cantó sentidos versos, y mojó las cuerdas de su lira con sus lágrimas. Y tanto fué su dolor que la vida le era insoporable, era un mal cuyo remedio buscó en el Salto de Leucades, medicina de los amantes, hallada en la eternidad. Personemos su estravio.

Su nombre embelleció su patria y su siglo, y puede presentarse á Safo como la personificación de aquella época de emociones tiernas, de dulce poesía.

Ella inventó el plectro, especie de pua para herir las cuerdas de la lira, ella inventó el verso que lleva su nombre, sáfico. Ella dio origen con sus versos á que se conociera en nuestras emociones la pasion exagerada del amor, y á la par que daba ideas á los médicos, presentaba modelos de buen gusto á los poetas. No en vano fué llamada la décima musa.

Busto compartido con el poeta griego Alkaios

Busto compartido con el poeta griego Alkaios

Lástima que no parezcan sino muy pocas de sus poesias; pero entre las que se conservan, puede comprenderse en valor de las perdidas.

La Historia ha presentado á Anacreon, á Alceo, etc., dando esplendor á Grecia, y en particular á Lesbos; y siendo contemporánea Safo, ¿ocupa inferior lugar que estos vates ilustres? ¿No puede envanecerse su sexo de que aquellos tiempos de magnifica poesia y de castos amores, pueden ser personificados también por una mujer que supo reunir el doble encanto del sexo y del saber? Si en unos pueblos se suscitan Amazonas que solo saben ser guerreras, en otros surgen poetisas como Sao, que enaltecen la ventura, la paz y el amor. Alli se debe á la mujer la destrucción, la desgracia; aquí es deudora de los adelantos, de la felicidad; y en una y otra parte, desmiente ese sexo la importancia á que se le ha querido relegar, la ignorancia en que se la ha querido sumir, la nulidad que se le ha atribuido.

A. Pirala